Inglaterra-España

Wembley alumbra una era

  • Luis Enrique abre su novedoso manual ante Inglaterra en la primera jornada de la Liga de las Naciones

  • Cubrir el vacío que dejan Piqué, Iniesta y Silva, primera asignatura pendiente

De Gea dialoga con Kepa durante el entrenamiento de ayer en el estadio de Wembley. De Gea dialoga con Kepa durante el entrenamiento de ayer en el estadio de Wembley.

De Gea dialoga con Kepa durante el entrenamiento de ayer en el estadio de Wembley. / will oliver / efe

Comentarios 1

La selección española abrirá hoy la era Luis Enrique con su visita a Wembley para medirse con Inglaterra en el inicio de la Liga de Naciones. En el equipo rojo hay una mezcla de incertidumbre y esperanza. Tras cuatro años de fracasos, se encomendó a Luis Enrique la tarea de rearmar a un equipo falto de resultados y sobrado de problemas y egos.

Tras el desastre del Mundial de Rusia dijeron adiós emblemas como Andrés Iniesta, David Silva y Gerard Piqué, sin que se adivinen sustitutos de semejante categoría, al menos en el corto plazo. A cambio, la sola presencia de un entrenador tan enérgico y entusiasta como Luis Enrique parece haber impulsado la ambición y autoestima que faltó en Rusia.

Inglaterra dictará en qué situación se encuentra la selección española. El cuarto puesto de los pross en el Mundial fue su mejor actuación en 28 años. Sin embargo, a sus hinchas les quedó una sensación agridulce: tuvo una oportunidad inmejorable ante Croacia en semifinales y perdió 2-1 tras mostrar un perfil demasiado conservador.

El duelo de Wembley supondrá la primera prueba de la nueva España de Luis Enrique, pero también será un test importante para el proyecto que comanda Gareth Southgate en los Three Lions.

Los aficionados españoles están expectantes por ver cuáles son las primeras ideas de Luis Enrique para su proyecto de regeneración y las dudas aparecen prácticamente en todas las líneas. Empezando por la portería, donde la deficiente actuación de David de Gea en el Mundial y en este inicio de temporada abonó el terreno de la especulación con la candidatura del joven Kepa.

La defensa ya no cuenta ni con Piqué ni con Jordi Alba, éste último por una sorprendente decisión técnica. Los puestos de central y lateral izquierdo son notables carencias del fútbol español.

La composición del centro del campo, con Isco con galones de líder, determinará en gran medida el estilo que querrá imponer Luis Enrique para su equipo. En principio, manifestó su predilección por ese 4-3-3 que usó en el Barcelona, pero en aquel equipo jugaba un tridente tan rotundo como el formado por Messi, Luis Suárez y Neymar. No son precisamente los delanteros que tiene una España que perdió a Diego Costa por problemas familiares y que recuperó a Álvaro Morata tras perderse el Mundial.

A diferencia de España, Inglaterra mantiene a la base del joven equipo que tanto ilusionó a sus fieles en la cita rusa. Southgate llamó a 18 de los 23 jugadores que participaron en el Mundial y, de los cinco ausentes, varias son bajas obligadas: los veteranos Jamie Vardy y Gary Cahill se retiraron como internacionales y el portero suplente Nick Pope sufrió una grave lesión.

El entrenador inglés pretende mantener el vuelo y ofrecer a sus hinchas más motivos para seguir confiando. Un mal resultado ante España haría decaer ese ánimo que tantas décadas llevó recuperar. "Tenemos apenas 20 partidos hasta la Eurocopa de 2020. No queremos perder tiempo", afirmó Southgate. "Quiero aprovechar lo que hicimos este verano".

El escenario de Wembley es el idóneo para presenciar un choque de altura entre dos equipos con el mismo objetivo, aunque con trayectorias divergentes. Mientras Inglaterra tomó un fuerte impulso en su intento de regresar a la élite, España busca en Luis Enrique un motivo para creer en un futuro mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios