Coosur Real Betis A la espera de que aparezca la segunda unidad por fin

  • Obi y Mike Torres apenas suman y cada vez tienen menos peso en el equipo y Borg debe aportar mucho más en ataque

Mike Torres trata de dejar atrás la defensa del canterano Magassa. Mike Torres trata de dejar atrás la defensa del canterano Magassa.

Mike Torres trata de dejar atrás la defensa del canterano Magassa. / Betis Baloncesto

Con la recuperación de Ouattara y Harrow, Curro Segura vuelve a disponer de dos hombres importantes para su equipo, el alero titular y el recambio natural de Campbell en la dirección, dos jugadores con los que ampliar una rotación que, pese a contar con 12 efectivos sobre el papel, en realidad es mucho más corta.

Y es que hay jugadores que están teniendo poco peso en los planes del técnico granadino y que han contado poco, aun con las bajas que el conjunto sevillano ha sufrido. Con un cinco titular muy definido con Campbell, Feldeine, Ouattara, Kay y Ndoye, que se gana día a día más peso en el Coosur Betis con sus actuaciones y más minutos (los que pueda aguantar) en pista, las piezas del banquillo están aportando poco de momento, a excepción de un Pablo Almazán que ha redoblado esfuerzos para cubrir la ausencia del francés.

Borg, a pesar de que en defensa sigue elevando el nivel, está apagado en ataque. En verano, al contrario que Almazán, renovó sólo por una temporada (dos el granadino) y parece no conectarse en la parcela ofensiva, fallando muchos tiros liberados en el perímetro. Demasiados. Sólo hay que echar un vistazo a las estadísticas del sueco, que acumula en lo que va de campaña un 2/14 en triples (14,3%) cuando la pasada temporada firmó un 44,6% de acierto desde más allá de la línea de los 6,75 metros, con 25/56 en tiros de tres puntos. Echan de menos los puntos del sueco los verdiblancos, aunque no son los únicos de la segunda unidad.

Borg lleva un 2/14 en triples (14,3%) cuando la pasada temporada firmó un 44,6% con 25/56

Obi es otro de los señalados. En Tenerife no se levantó del banquillo y se quedó sin jugar por primera vez este curso, aunque exceptuando el partido ante el Valencia no ha tenido protagonismo, jugando poco tiempo o minutos residuales como el último cuarto en Manresa con el choque ya decidido. El ala-pívot sigue anclado en la línea del triple, apareciendo poco en otras situaciones del juego y sigue sin dar el paso adelante que se esperaba el pasado curso y que no dio.

Spires va tomando el protagonismo que va perdiendo Obi, si bien el escandinavo también ha hecho de pívot para darle minutos de descanso a un Niang cuyos problemas en la espalda le impiden arrancar y Ndoye.

Otro que tampoco está sumando es Mike Torres, uno de los fichajes de esta campaña. El director de juego, sin experiencia en la ACB, llegó de la LEB Oro para reforzar una posición para la que no valieron en su día ni Lluís Costa ni Dani Rodríguez, los bases del ascenso. Sólo dos puntos, con varios air balls a su espalda y ninguna asistencia acumula de momento, aunque su protagonismo está siendo escaso. En dos encuentros se quedó sin jugar; en el vital duelo ante el Gipuzkoa apenas saltó al parqué 22 segundos, dos contra el Obradoiro y 1.34 minutos en la clara derrota en Manresa, por ejemplo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios