Betis Energía Plus-Bilbao | La previa

Un día para engancharse al baloncesto

  • Los de Curro Segura reciben a un teórico rival directo como el Bilbao, un equipo que medirá el nivel defensivo de los verdiblancos

  • Edu Martínez, baja de última hora en los visitantes junto a Matulionis

Malmanis, Bropleh y Stainbrook se ejercitan en San Pablo. Malmanis, Bropleh y Stainbrook se ejercitan en San Pablo.

Malmanis, Bropleh y Stainbrook se ejercitan en San Pablo. / José Ángel García

Empieza lo bueno. Empieza lo serio. Después de seis jornadas, las de cortesía como los 100 días que se concede a los nuevos gobiernos, el Betis Energía Plus debe empezar a demostrar sus intenciones en esta LEB Oro y enganchar al personal a su causa en uno de esos duelos marcados en rojo en el calendario por la entidad del rival: el Bilbao Básket de Álex Mumbrú, que será una buena prueba para evaluar a los de Curro Segura, cuyo inicio irregular en la competición ofrece dudas y certezas.

Dudas por no cerrar el rebote, las incontables pérdidas y por la débil defensa, pues encaja con facilidad amplios parciales que le impiden romper antes los partidos o perderlos, como le pasó en Huesca y Valladolid, si bien de momento su potencial ofensivo le concede cierta seguridad para pelear y sacar adelante los envites.

Sin embargo, la seguridad como local está siendo el mejor aval de este Betis, que no conoce la derrota en casa al igual que los hombres de negro no conocen la derrota como visitantes, ganando en pistas complicadas como las del Oviedo, el Lleida, colíder junto a la propia escuadra vizcaína y el Palencia, y el Leyma Coruña.

Al menos esta vez no jugará Mumbrú, que ha ganado numerosos partidos sobre el parqué de San Pablo. El catalán manda ahora desde el banquillo a una plantilla que combina experiencia y juventud. La veteranía la ponen los Javi Salgado y Schreiner en la dirección, lo que obligará a Dani Rodríguez y Lluís Costa a dar un paso adelante en defensa y, si es posible, imponer un alto ritmo en ataque para llevar la iniciativa. Con todo, la clave estará en otras posiciones, ya que si bien es cierto que a los vascos les está costando acertar desde el triple (el segundo peor equipo con porcentajes de tres puntos), al contrario que los sevillanos, su juego interior está dominando a los rivales mientras que el de los béticos, pese a tener numerosos efectivos, no está siendo decisivo.

Se miden un conjunto invicto en casa ante otro que ha ganado sus tres partidos a domicilio

Stainbrook no acaba de arrancar y aparece de manera puntual; Samb, ex de Bilbao como Borg, no está teniendo continuidad; Tunde le echa ganas en defensa pero está limitado en ataque; y Marcius está fuera de ritmo tras debutar el pasado sábado recién recuperado de una lesión de rodilla. Enfrente Larsen, segundo máximo anotador del equipo, y Lammers, un portento físico que intimida en defensa, apoyados además por un Iván Cruz que querrá demostrar que el Betis se equivocó al no apostar por su continuidad y Leonardo Demetrio, que sustituye al ala-pívot lituano Justas Sinica, lesionado, y que es capaz de correr al campo para finalizar en el aro contrario.

Alineaciones probables. Fuente: LEB ORO. Alineaciones probables. Fuente: LEB ORO.

Alineaciones probables. Fuente: LEB ORO. / Dpto. de Infografía

Serán importantes, por tanto, las ayudas de Obi y Malmanis, sin descuidar a sus pares, así como que el conjunto sevillano muestre de una vez una defensa consistente la mayor parte del encuentro. En este sentido Borg y Dee tendrán un trabajo extra ante Jaylor Brown, el exterior que tira del carro en el Bilbao, junto a un Rigo, ex cajista, al que hay que parar de inicio para que no tenga una noche inspirada.

La baja de última hora de Edu Martínez, por un cólico renal, se suma a la del alero lituano Matulionis, que se recupera de un esguince de grado dos en el ligamento colateral interno de la rodilla izquierda. De esta forma, el Bilbao se presenta en Sevilla sin aleros puros, por lo que Rafa Huertas, Iván Cruz o incluso algún canterano deberán echar una mano, algo de lo que Pablo Almazán y Bropleh deberán intentar sacar provecho.

Lo que está claro es que este Betis no puede acostumbrarse a fiarlo todo a su ataque, sino que necesita entender que los triunfos llegarán desde la defensa. Que sea el tercer conjunto que más puntos encaja (83,5 de promedio, sólo superado por los 84,6 de El Prat y los 91,5 del Araberri) no es una buena carta de presentación. El equipo es cierto que se va adaptando a jugar con más piezas, ya que Pablo Almazán, Marcius, Samb y Stainbrook se perdieron buena parte de la pretemporada por distintos motivos, pero la LEB Oro no espera a nadie, menos aún ésta que parece la más competida e igualada de los últimos años por el caramelito real del ascenso, y todo lo que se pierda por el camino no volverá. Bilbao Básket supone un reto deportivo y la oportunidad de que el Betis, que de momento camina de puntillas por la liga, diga "aquí estoy yo" en un día para enganchar a su gente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios