Deportes

A cara descubierta

  • Paco Chaparro le dirá en breve a Manuel Ruiz de Lopera que traspase a Sobis para reforzar el equipo · El técnico aprueba el trabajo colectivo del equipo en Elche, al salir bien varios aspectos de los ensayados

Comentarios 4

Acaba de finalizar en Campoamor la segunda concentración de la pretemporada y es la hora del análisis. Paco Chaparro asoma sereno y muy seguro de sí mismo. Sabe que su trabajo es irreprochable en todos los sentidos y no teme nada. Muy pocos saben lo que este menudo trianero está peleando por el Betis, principalmente para que el máximo accionista ponga en sus manos un equipo digno con el que aspirar a algo más que la permanencia en Primera División.

Pero la tarea no es fácil. Manuel Ruiz de Lopera anda enrocado en no traspasar a Sobis y sin los 8 millones de euros que el Hoffenheim alemán ofertó en principio por el delantero brasileño se hace imposible la tarea de construir esa plantilla a la que, según Chaparro, le faltan cuatro futbolistas. Habla de dos laterales, de un delantero centro y, a ser posible, de un defensa central o medio de cierre con envergadura que abroche aún más al equipo defensivamente. Sin miedo alguno, afirma, además, que en breve se lo dirá a Lopera.

Hace tiempo que no se ven las caras y andan ahí enfrascados con el director deportivo, Manuel Momparlet, como nexo de ¿unión? y eso no es bueno para el Betis. El vis a vis entre mandamás y técnico debe ser inminente. El intermediario Luiz Vianna y los agentes de Sobis aguardan en Sevilla la resolución del asunto que tiene la llave del que será el Betis 08-09. En este tema, Chaparro lo tiene clarísimo.

En las últimas horas, además, se le ha añadido una pega más, la lesión de Edu. "Pero él se recupera bien de este tipo de lesiones musculares y, aunque se diga que un mes, quizá este antes. Es posible que para el derbi…", desea Chaparro antes de abordar temas de otro calado.

En Elche le gustó el equipo más que en Málaga. "Allí cambiamos a mucha gente de golpe y entraron fríos, pero si hubiéramos aguantado con el mismo equipo hasta el final habríamos ganado. Pero yo nunca estoy preocupado porque sé lo que tengo, sé lo que quiero y sé adónde quiero llegar", asegura.

El Betis dio una buena imagen colectiva, pero el técnico sabe dónde pisa y desmenuza lo que se vio en el Martínez Valero. "No nos podemos dejar engañar por el resultado. De las cosas que hemos trabajado, algunas han salido y otras no, pero en líneas generales ha sido un reflejo de lo entrenado en el último mes. Tenemos que hacer un equipo que quiera jugar el balón, que sepa hacerlo circular y que tenga mayor posesión que el año pasado. Y hoy hemos visto un Betis más movido, alegre, con control del juego y ocasiones de gol. Quitando una ocasión del Elche, apenas nos han creado peligro porque el trabajo de esta pretemporada se ha manifestado", anuncia.

Se refiere Chaparro, claro, al trabajo táctico, al colectivo, al que, junto a Carmelo del Pozo y Mariano Suárez, ha desmenuzado la última semana en las instalaciones del Real Club de Golf Campoamor.

Luego existen otras componendas. "Antes de empezar la temporada quisiera reunirme con don Manuel para ver la posibilidad de reforzar el equipo. Quiero informarle sobre cómo ha ido la pretemporada del equipo y qué queremos nosotros", adelanta, antes de apuntalar más esa cumbre que se avecina en la calle Jabugo, quizá hoy. "Todos somos conscientes de lo que necesitamos para reforzarnos, pero no lo quiero decir para que no haya malas interpretaciones. Estoy seguro de que si lo hacemos el equipo se va a sentir más seguro y va a tener posibilidades de hacer una mejor clasificación en la Liga. Eso será lo que diga el lunes o el martes cuando nos veamos", revela.

Volviendo a Sobis, a ese jugador sobrevalorado que puede ser la clave de una nueva era si sale del Betis, Chaparro desliza con claridad su opinión de él. Nada que ver con lo que supuestamente les dijo Lopera a los representantes del brasileño de que el trianero contaba con él y que por eso no lo traspasaba. "Yo miro a los jugadores por su rendimiento, no por otra cosa. No quiero a un futbolista que no rinda y se crea que tiene derecho a jugar, y no lo digo por Sobis, sino por cualquiera. Para que esté enfadado porque se crea que tiene que jugar por decreto, prefiero que no esté en el equipo. Pero, insisto, no lo digo por Sobis, sino en general. A mí él me parece un buen chaval, contra el que no tengo nada personal, pero creo que su rendimiento profesional no es todo lo bueno que yo quisiera", asegura.

En la hora del balance no presume de los refuerzos que ya han llegado, pero se le ve feliz porque sabe que el acierto ha sido pleno con Mehmet Aurelio y Emana. "Es que son dos buenos jugadores. Cuando hay seis o siete técnicos diciendo que son buenos y que tiene nivel para este equipo, no puede haber equivocaciones. Pero hay que acompañarlos con otros, si vienen, para hacer un buen equipo", insiste Chaparro, quien ya empieza a tener dudas: "No es que sea pesimista, pero han pasado tres semanas, no se pudo hacer lo de Chrétien, que nos hubiera venido muy bien… Si esos refuerzos llegan, todos estaremos más tranquilos y aspiraremos a algo más que salvarnos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios