Deportes

La dinámica de la solidaridad

  • Escudé desgrana las claves de la mejoría general y defensiva y destaca el compromiso de todo el bloque · "Si perdemos el domingo 3-0, otra vez seremos malos", advierte el central.

La nueva perspectiva que se atisba en el horizonte del Sevilla se puede ir al traste si el equipo no continúa cimentando su compromiso sobre la dinámica de la solidaridad en todas las facetas del juego. El equipo de Gregorio Manzano ya está a dos puntos del quinto, igualado con el sexto e incluso mira al cuarto puesto con la esperanza de que volver a la Champions es posible, por muy complicado que esté. Pero, como se encargó de advertir ayer Escudé, bastará un traspié para que todo ese aire positivo se vuelva a viciar y las dudas que semanas atrás planeaban en el entorno se recrudecerán. Por ello es clave darle continuidad a esa mejoría que viene desarrollando el Sevilla, en la que es fundamental esa "ayuda colectiva" que destaca el francés.

¿Se puede hablar de que ha llegado la solidez al equipo? "No se sabe -contestaba con realismo Escudé-, si el domingo perdemos 3-0, otra vez empezaremos con el mismo rollo y seremos malos. El equilibrio se hace con los resultados y con la fuerza del equipo". Lo que sí tiene claro el defensa galo es que la Champions no está descartada, aunque el Sevilla no dependa de sí mismo, y que el horizonte es mucho más halagüeño ahora: "Todavía quedan partidos para poder pensar en el objetivo. Tenemos que ir paso a paso, hemos perdido muchos puntos desde el inicio y ahora es complicado, pero con los últimos partidos hay buenas perspectivas. Por eso creo que el partido de Bilbao va a ser importante para confirmar el buen resultado en casa. Y después veremos qué hacen los contrarios".

Ese nuevo aire ha llegado tanto de la mano de los dos refuerzos invernales como del adecuado engranaje del colectivo: "Veo más equilibrio. Ahora ayudan tanto los delanteros como los defensas, se vio en el partido del Atlético y el otro día en casa. Pero siempre se puede mejorar. Se ha visto en el último partido a un equipo más contundente atrás, con mejor control del juego y eso ayuda a la confianza. Tenemos que seguir así sea en casa o fuera". Escudé insistió en que la irrupción de Medel y Rakitic, por sí sola, no ha sido lo que le ha cambiado la cara al Sevilla: "No quiero pensar que sólo dos jugadores cambian completamente el equipo. Hemos cambiado el nivel de defensa, hemos corregido pequeños detalles y errores que nos han costado partidos, como en Santander, faltas de concentración... Eso lo hemos mejorado hablando con Fazio, con la recuperación del balón, la confianza de los delanteros...", relató un Escudé que se encuentra muy bien junto a Fazio: "El entrenador ha intentado cambiar la defensa para buscar equilibrio y más confianza de todo el equipo. Ha sido un trabajo de todos los jugadores a nivel defensivo. Lo repetimos en el vestuario en todos los partidos, que tenemos que defender todos, eso ayuda mucho para recuperar el balón y luego atacar. Hay que seguir en esa dinámica y no pensar que el Sevilla ha vuelto ni que somos los mejores. Quedan muchos partidos, partidos difíciles como el del domingo", recordó con cautela.

San Mamés se presenta como la primera gran prueba de fuego dentro de este nuevo horizonte y el francés prevé "un partido intenso, de mucho contacto". "Hay que intentar que no nos saquen balones largos para no tener el balón cerca de nuestra área y después tener un buen toque de balón para intentar tenerlo en el suelo e intentar llevarlo a la portería contraria con mucha movilidad -solicitó el francés-. No podemos caer en su juego de balones divididos, sino buscar la salida rápida de la pelota desde el suelo y tener la cabeza fría, porque ellos lucharán con el empuje de su afición", añadió previendo un partido de altas pulsaciones. Una verdadera reválida para este nuevo Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios