Deportes

La grada y Negredo, las preocupaciones

  • Los jugadores del Sevilla piden apoyo y paciencia a la afición y en Zaragoza se inquietan con el 'nueve' que prefirió Nervión

Sevilla-Zaragoza, un clásico de Primera División vuelve a la cartelería tras un año de descanso. Se trata de un partido con mucha historia que, cuando se ha jugado en Nervión, se ha decantado en la mayoría de las ocasiones para el lado local. Esta vez llega lleno de expectativas por parte y parte. Para el Sevilla, es la puesta en escena en el Sánchez-Pizjuán, donde habrá una mezcla de ilusión y de inquietud tras la mala imagen de la primera jornada. Inquieta la reacción de la grada. Entre los maños, inquieta la pegada de un futbolista que casi hizo las maletas hacia la capital del Ebro.

En Zaragoza temen que el mismo jugador que pudo convertirse en su nueve titular sea el verdugo de un equipo que tiene una prueba de fuego en su regreso a Primera. Después del rodaje de la primera jornada en un partido de recién ascendidos, frente al Tenerife, el equipo de Marcelino pisará el terreno de uno de los aristócratas de la Liga, con al preocupación repartida entre el momento de Luis Fabiano y Negredo.

Y en Nervión andan con la incertidumbre de que tanta expectativa se vuelva en contra del equipo. Dos pesos pesados del equipo, Duscher y Renato, solicitaron ayer paciencia. Y recordaron un detalle: los partidos duran 90 minutos. "Es el primer partido del campeonato, todavía queda mucho, y siempre que se pierde va a haber críticas. Tenemos que ganar para que las críticas sean buenas", dijo en la radio del club, donde matizó: "Los partidos duran 90 minutos; si no tenemos paciencia, ellos también tienen buenísimos jugadores que nos pueden complicar. Pero hay que tener tranquilidad, con la gente que tenemos de medio adelante, llegará el momento de resolver".

En similares términos se expresó Renato, cuando fue exhortado en Radio Marca a enviar un mensaje a la afición: "Que nos apoyen como siempre han hecho. De los títulos, ellos tienen mucha responsabilidad. Hay que tener tranquilidad, que no haya presión a los 10 ó 15 minutos, porque el equipo puede ponerse nervioso. Tenemos 90 minutos para hacer un gol o darle la vuelta al marcador si ellos marcan primero. Si sucede, hay que tener tranquilidad, porque el nerviosismo se puede trasladar al equipo".

Estas palabras vienen a colación de las duras críticas que viene recibiendo el planteamiento del Sevilla en Valencia. "Allí no hicimos lo que veníamos trabajando", recuerda un Renato que fue baja en Mestalla y se reivindica ahora: "Hay mucha competencia en la medular y es bueno. Y, claro, a mí me gusta jugar en el medio centro y aceptaré la responsabilidad".

Renato opta a un puesto en el equipo como medio o como segundo punta. En este caso, Negredo esperaría turno y se aliviarían los maños. El vallecano lo tenía casi hecho con el Zaragoza y así se anunció el 17 de agosto. Pero el golpe de timón de José María del Nido varió su rumbo hacia Nervión. De ídolo junto al Pilar ha pasado a enemigo número uno. Temen que marque y recuerdan que la última visita del Zaragoza a Nervión se saldó con 5-0. Fue la trigésimo primera victoria del Sevilla en casa ante los maños, de 47 duelos (siete derrotas y nueve empates). Ahora, el equipo se ha fortalecido con Marcelino y no se prevé tal varapalo sobre un césped que también estará a examen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios