Deportes

"Éramos una gran familia"

  • José Alberto Pesquera recuerda el inicio de la andadura en la ACB.

El Cajasol celebrará el sábado ante el Gran Canaria su partido 900 en la ACB, un éxito al alcance de pocos clubes. Por ello, además de varias medidas promocionales encaminadas a los aficionados, la entidad prepara un vídeo para conmemorar este hito, del que es parte activa José Alberto Pesquera.

El técnico leonés dirigió siete años al equipo, logrando "el ascenso y la consolidación, lo que era casi más difícil", afirma el preparador, historia viva del club: "Me parece mentira que se alcancen los 900 partidos.Yo llegué para empezar este proyecto, así que si ahora se alcanzan los 900, al menos 200 son míos", apunta el entrenador, que recuerda los problemas en la primeras campañas: "No sólo fue subir, sino, sobre todo, mantenernos porque en los primeros años el tema económico estaba muy ajustado. Fue clave acertar con las parejas de americanos".

Pesquera recuerda que en Amate "el equipo encontró el calor de una afición que al principio era escasa, pero muy buena". "Todo el equipo técnico, los jugadores, la directiva, los empleados y las peñas formábamos una gran familia, más que un equipo profesional y gracias a eso triunfamos. Sentíamos el apoyo de todos los estamentos incluso cuando encadenábamos varias derrotas, hasta el punto de tener la sensación de que los resultados no nos pondrían en problemas".

En el cuarto curso en la ACB el ex preparador cajista recuerda el quinto puesto conseguido. "Fue más una cuestión psicológica. porque las capacidades tácticas y técnicas no nos daban para estar ahí", explica Pesquera, que rememoró una anécdota tras un mágico triunfo en la Fuente de San Luis: "Era muy difícil vencer allí, casi imposible, así que les prometí a los jugadores que si ganaban les daría la Feria libre. Ganamos, claro, y dejamos sentenciada la salvación".

El técnico también recordó el debut de otro histórico del Cajasol como Raúl Pérez: "Fui a ver un partido a Coria del Río y me fijé en un chico que tenía gran capacidad en ataque. Era muy futbolero, pero lo convencí para que probase con nosotros y se quedó. En un partido, Javier García tenía problemas físicos y tuve la bendita decisión de sacarlo en un encuentro clave: metió 19 puntos con una facilidad pasmosa y se convirtió en un jugador importante para el club. Valoro la capacidad que él tenía de creer en sus posibilidades. En los años que compartimos me pagó con creces que apostara por él".

Por último, el técnico agradeció al espónsor el apoyo "porque 900 partidos es algo que no cualquier club puede lograr. El patrocinador, siempre fiel, ha sido vital. Sin él no se habría conseguido esto", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios