Piragüismo

Un sprint final hacia el sueño

  • Este mes, en la ciudad húngara de Szeged, Julia Espinosa se convertirá en la primera andaluza en participar en un Mundial absoluto en C1

  • Aún no ha tenido vacaciones, pero está convencida de que el esfuerzo merecerá la pena

Julia Espinosa. Julia Espinosa.

Julia Espinosa. / M.G.

Todavía no ha tenido un break veraniego. Y aunque reconoce que la temporada está siendo larga para ella, Julia Espinosa (Sevilla, 2000) sabe que lo que vivirá a finales de este mes está sólo al alcance de unos pocos. En la ciudad húngara de Szeged, a sus 19 años, se convertirá en la primera andaluza en participar en un Mundial absoluto de piragüismo en la modalidad de C1. Lo hará concretamente en C1 500. “Creo que es la prueba que mejor me viene, aunque también la que más he entrenado este año”, apunta ella.

Los primeros acercamientos de Julia al mundo de la canoa no fueron definitivos. “Mi hermana y yo empezamos en unos cursillos que había en el Círculo Mercantil. Y mi hermana decidió quedarse, pero yo estaba en el conservatorio de música, que tocaba la guitarra. Y no podía compaginar una cosa y la otra”, explica. “Realmente me gustaba mucho más el conservatorio”, admite inmediatamente después. Sin embargo, sus gustos fueron evolucionando y el ver a su hermana competir con frecuencia le fue “enganchando” paulatinamente. “Al final acabé dejando el conservatorio y dedicándome a la canoa”. Entonces tenía 14 años.

"Aunque esta temporada se me está haciendo muy larga, la motivación de haberme clasificado para esta competición es lo que me está dando fuerzas para seguir”

Muy poco a poco, Julia comenzó a mejorar sus resultados, que al principio no eran buenos. Fue obteniendo éxitos a nivel nacional como cadete y posteriormente como júnior. Y esta semana compitió por primera vez en el extranjero, pues antes de la gran cita de Hungría ha participado en el campeonato del mundo sub 23, que se ha disputado en Pitesti (Rumanía). “Quedé quinta en la final B, es decir, 14ª del mundo. Y la verdad es que las sensaciones fueron buenas. A pesar de que no pude llevar mi barco por algunos problemas, me quedé satisfecha”, comenta.

Ahora vuelve a Sevilla, donde estará dos semanas concentrada en el Centro Especializado de Alto Rendimiento de La Cartuja para preparar el Mundial absoluto. “El 20 cogemos el avión”, dice ilusionada. Y eso que el verano está siendo duro para ella, que todavía no ha disfrutado de vacaciones. Las energías, no obstante, no las ha perdido. “Aunque esta temporada se me está haciendo muy larga, porque empecé en septiembre, la motivación de haberme clasificado para esta competición en los selectivos nacionales me está dando fuerzas para seguir”, asegura.

Pese a las exigencias del deporte profesional y seis días de entrenos a la semana –de lunes a sábado-, Julia consigue no dejar de lado sus estudios. Y este año ha hecho el primer curso de Trabajo Social y Educación Social en la UPO. “He conseguido compaginarlo bien y he aprobado todas las asignaturas”, sostiene. Eso sí, no le quedan horas para tocar la guitarra. “Me hubiese gustado seguir, pero me cogió como un boom con el piragüismo y lo dejé apartado. Con el tiempo me he dado cuenta de que a lo mejor debería haber seguido”, reconoce.

En poco más de dos semanas y media, la canoísta del Mercantil afronta su primer gran campeonato. Tras su experiencia en Rumanía, no esconde que el competir a nivel internacional es algo distinto. “Cuando llegué allí estaba muy nerviosa, porque no sabía el nivel de las demás chicas, no tenía una referencia”, expresae. En todo caso, espera hacer un buen papel en Szeged, donde será la primera mujer andaluza en competir en C1 en un Mundial absoluto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios