Liga endesa

Ante los reveses, orgullo (79-74)

  • El Betis logra un sufrido triunfo desde la fuerza del colectivo. Pese a la mala primera parte, el conjunto sevillano fue capaz de remontar.

Comentarios 2

Había que ganar como fuese y se hizo. Es la mejor lectura de un emocionante partido en el que al Betis Energía Plus le costó entrar, pero llegó a tiempo para dejar en casa la segunda victoria del curso y la tercera de la temporada. Un balance de 3-3 que cualquiera, incluso Zan Tabak, hubiese firmado en verano y que debe servir para dar tranquilidad a un grupo que, poco a poco, quizá demasiado poco a poco, se va pareciendo a un equipo.

 

Y es que, seguramente, ante cualquier otro rival remontar el peligroso 6-21 que lucía el marcador a poco más de dos minutos del final del primer cuarto hubiese sido misión imposible. No es nuevo eso de regalar al contrario un puñado de puntos de inicio. Tuvo el Manresa un 0-12 a su favor y el Tecnyconta Zaragoza un 12-23 al final del primer cuarto. Unas veces da tiempo a revertir la situación, pero no siempre saldrá cara y es mejor estar concentrados desde el inicio que tirar unos minutos a la basura.

 

Esos primeros minutos fueron en esta ocasión con Chery como director de orquesta. Con el 2-13 el técnico croata miró al banquillo y puso a Stojanovski en la pista y el Betis empezó a jugar. El macedonio, base obligado un partido más, comenzó a mover mejor a sus compañeros y tras quitarse de encima los nervios iniciales el conjunto sevillano empezó de cero. Quizá tanto hincapié habían hecho los técnicos y desde el club de la importancia del choque que los jugadores salieron atenazados. Con la mano encogida. Stojanovski puso temple y Nachbar, también desde el banquillo, apareció para empezar a sumar puntos ante un Allen que con un 2+1 había encendido las alarmas en los locales con el 6-21.

 

En esos momentos complicados Nachbar hizo de líder para sostener (10 puntos al descanso) a su equipo junto a la generosa entrega de Lockket (nueve rebotes, cinco de ellos ofensivos), pero cuando daba la sensación de que el Betis iba a llegar aparecía Dulkys cual martillo pilón para dar un golpetazo desde más allá de la línea de los 6,75 metros. No se lo pensaba el lituano y balón que le llegaba balón que volaba hacia el aro. Unas veces lanzaba con cierta oposición, pero la mayoría la falta de comunicación en defensa y las malas ayudas hacían que tirase plácidamente (5/9 en el primer tiempo). Con sus triples, Pustovyi imponiendo sus centímetros en la pintura y Zoric en el banquillo por faltas, el dominio de Pozas en la dirección y los puntos de Allen, el cuadro gallego se fue a los vestuarios con ocho puntos de ventaja, pero con la sensación de no haber sido capaz de rematar al plantel hispalense (27-35).

 

No lo hizo y lo pagó en la reanudación. Tabak sacó de inicio a su quinteto más ofensivo (Chery, Stojanovski, Lockett, Nachbar y Zoric) y la defensa, pese a ser incapaz de cerrar el rebote, elevó su intensidad. La antideportiva señalada a Pozas por contar un contragolpe inició un parcial de 9-0 que elevó la temperatura de un San Pablo en el que se sigue gritando "Caja" aun vestidos de verdiblanco. Había partido. Tanto que Chery puso por primera vez en el encuentro por delante al Betis (46-45) antes de comenzar un intercambio de golpes en el que destacó un Milosevic que lo mismo penetraba para encestar con ambas manos, que asistía o que subía la pelota desde su canasta sin ningún tipo de problemas. Todoterreno. Sumando por fin en ataque. Como Zoric, que se olvidó de que tenía tres faltas para encarar con ganas y seguridad el aro rival o Stojanovski, quien liberado de la dirección se dedicó a anotar desde cualquier punto.

 

Del intercambio de golpes salió ganador el Betis, aprovechando que a Whittington no le llegaban los balones y sólo pudo levantarse en una acción tras cuatro rebotes de ataque seguidos de los de Moncho Fernández ante la desesperación de Tabak.

 

Lo más difícil estaba hecho. Tan complicado era remontar un 6-21 como ahora dejar al rival que se volviera a subir a la chepa cuando el cuadro sevillano había tomado al fin el mando. Stojanovski cerró el cuarto con otro triple dejando el marcador en 55-51 tras anotar los locales 28 puntos: uno más que en todo el primer tiempo.

 

Hecho lo más complicado y ahora cargado de moral, el Betis apretó de nuevo el acelerador. Lo que le dejaron, porque los colegiados, quisquillosos todo el duelo con los verdiblancos, ponían trabas. Aun así, a golpe de triple, el de Alfonso Sánchez, otro de Chery tras pase sin mirar de Milosevic, y otro de Stojanovski en un momento el marcador reflejaba un 70-60 que era para frotarse los ojos. Pero quedaba tiempo y San Pablo ha visto durante años cómo se perdían y se ganaban partidos in extremis. Habría que sufrir y un 0-8 apretó de nuevo las cosas. Pozas y Bendzius, tras un regalo de los colegiados pitando falta del bético cuando tanto el lituano como Alfonso Sánchez acabaron por lo suelos metieron el miedo en el cuerpo, pero cuando Allen podría ajustar el marcador Zoric taponó su entrada para sentenciar desde la personal. El tercer triunfo, en el zurrón. 

Ficha técnica 

79 - Betis Energía Plus (13+14+28+24): Chery (9), Alfonso Sánchez (12), Lockett (9), Milosevic (6), Zoric (8) -quinteto inicial-, Nachbar (16), Stojanovski (15), Marc García (-), Triguero (4) y Cate (0). 

74 - Río Natura Obradoiro (21+14+16+23): Pozas (12), Dulkys (19), Bendzius (4), Allen (20), Pustovyi (8) -quinteto inicial-, Whittington (4), McConnell (1), Yusta (2), Matulionis (-) y Llovet (4). 

Árbitros: García González, Perea y Sánchez Mohedas. Sin eliminados. 

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga Endesa disputado en el polideportivo municipal San Pablo ante 4.673 espectadores, según informó el club local. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios