celta | sevilla

Otro sándwich de obligada digestión

  • El Sevilla, obsesionado con la Fiorentina, agota en Vigo las opciones que aún tiene para entrar en la Champions Las bajas del Celta, contrapeso

El vértigo de la competición no se detiene para este Sevilla Fútbol Club enfrascado en tantas batallas, todas por cosas importantes. El equipo de Unai Emery aún no ha bajado de la nube del partido de ida contra la Fiorentina, ni física ni síquicamente, y ya se tiene que preparar para otra cita trascendente. Espera en Balaídos el Celta y está en juego la posibilidad de seguir peleando por una plaza en la Champions a través de la Liga. Pero también estará pendiente Unai Emery de dosificar a los suyos para la vuelta en Florencia del próximo jueves, pues ahí también hay muchísimo en juego por muy encarrilada que parezca la eliminatoria en estos momentos.

Son las cosas de los equipos grandes y el Sevilla, indudablemente, lo es en estos momentos. Llegar al ecuador del mes de mayo enfrascado en dos competiciones supone que se está peleando por meterse en las finales o que, como en la Liga, los objetivos se han subido hasta intentar un salto cercano al récord del mundo después de haber ganado ya el campeonato particular. Este Sevilla, no se olvide, se confeccionó con la obligación de meterse en una competición europea y tanto el cuerpo técnico como futbolistas y dirigentes tienen el mérito de haber conseguido esa meta con varias semanas de antelación. Lo que está en juego, por tanto, es un premio añadido, la posibilidad de culminar un año histórico, casi al nivel de los más grandes que se recogen en los anales sevillistas, que serían 1946, con la conquista de la única Liga que figura en su palmarés, y 2007, con el doblete en Copa y Liga Europa, además de la Supercopa de Europa en el arranque del ejercicio.

Ahora la pelea se centra en esa cuarta plaza por la que lucha contra el Valencia, pese al empate de éste en el Bernabéu, y también, por supuesto, con la posibilidad de repetir en la final de la Liga Europa por cuarta vez en el último decenio. Son palabras mayores, sin duda, pero hacen bien los hombres de Emery en no distraerse con lo que está por llegar y sí en centrarse con lo más inmediato. Por ello, aunque en el pensamiento de los futbolistas, en este caso personas, no se pueda meter para impedirlo, el técnico prohibía tajantemente cualquier referencia a lo que tendrá lugar el jueves en Florencia. El vasco quiere concentración plena en la cita de esta tarde contra el Celta, pues ha sido mucha la lucha para llegar hasta aquí como para tirar por tierra tanto esfuerzo por las distracciones a falta de sólo tres jornadas para el final.

En Balaídos espera un Celta que ha repuntado en su juego hasta parecerse al que tantos piropos recogiera en el primer tercio de la temporada. El equipo vigués ha vuelto a parecerse a lo que tanto le había inculcado su entrenador, el argentino Toto Berizzo, amante del toque rápido, de tener la pelota y tratarla con mimo, de presionar muy arriba para robar y sorprender al rival... El cuadro gallego realiza un juego bastante atractivo para todos los analistas y en ello tiene mucho que ver, paradójicamente, el danés Krohn-Dehli, un futbolista que ya ha firmado un contrato con el Sevilla para la próxima temporada y que hoy seguirá defendiendo los colores del rival, que es quien le paga hasta el próximo 30 de junio. Retrasado desde una posición de delantero, primero, mediapunta, después, hasta el doble pivote, donde ejerce de organizador con mucho trabajo además, Krohn-Dehli se ha convertido en uno de los jugadores básicos de este Celta y ha sido uno de los más valorados a lo largo del presente campeonato liguero.

Krohn-Dehli sí podrá jugar esta noche en Balaídos, algo que no harán por sanción sus compañeros Nolito, Larrivey, Álex López, Cabral y Hugo Mallo. Los cinco están castigados y han dejado muy mermada una plantilla que ya es corta de partida. Esto, indudablemente, es un contrapeso para un Sevilla que acude después de un esfuerzo físico bastante exigente el pasado jueves y que también cuenta con varias bajas obligatorias. Para empezar, en lo referente al parte de sancionados, hay que valorar que no serán cinco, pero sí dos los futbolistas del Sevilla que no podrán participar en este encuentro por acumulación de amonestaciones. Tremoulinas y Reyes vieron la quinta amarilla en el partido contra el Real Madrid y también están sancionados, aunque en ambos casos no les vendrá mal esta circunstancia, ya que igual y Emery no habría considerado oportuna su participación en su política de rotaciones para refrescar a la plantilla entre tantos esfuerzos continuados.

Tampoco viajaba ayer por la tarde Mbia por consejo de los médicos tras el cabezazo que se dio con Badelj en la disputa de un balón y que lo obligara a pasar la noche en el hospital como medida de precaución. Será el momento, pues, para que cojan el testigo quienes no formaron parte del once el pasado jueves. A saber, los Coke, Figueiras, Fernando Navarro, Iborra, Denis Suárez y Gameiro, además de Arribas, Iago Aspas y Deulofeu, que no estuvieron entre los 18 y que hoy pueden pasar directamente a la titularidad en Balaídos.

Será una cita también particular para dos de ellos, pues tanto Iago Aspas como Denis Suárez se formaron en los escalafones inferiores del Celta y no esconden jamás su filiación futbolística celtista. A partir de ahí habrá cómo decide Emery combinar a los elementos que tiene a su disposición en un día en el que se mezcla el deseo de darle descanso a los más titulares con la obligación de seguir manteniendo el pulso por la cuarta plaza en lo más alto hasta el final. Sin duda, es un sándwich entre las dos citas con la Fiorentina de una digestión tan obligada como tal vez pesada, pero ésas son las cosas que le suceden a los equipos que luchan por cuestiones tan grandes como son los títulos de competiciones europeas. Barcelona, Real Madrid, Bayern Múnich, Juventus, aunque estos dos ya sean campeones de sus ligas, Nápoles, Dnipro y Fiorentina pueden decir lo mismo junto al Sevilla. Afortunados ellos, sólo 8 elegidos entre tantos miles de clubes en el fútbol europeo... Así que merece la pena seguir luchando un partido más para el ejército de Unai Emery.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios