CONCIERTO Cortes de tráfico y desvíos en Sevilla por el concierto de AC/DC

Economía

Azuaga se despide de Unicaja y da el relevo como presidente a José Sevilla

Junta de accionistas de Unicaja.

Junta de accionistas de Unicaja. / M. H.

La junta general de accionistas de Unicaja ha ratificado el nombramiento de José Sevilla como consejero independiente de la entidad financiera, paso previo a su designación como presidente no ejecutivo, como se anunció el pasado 24 de noviembre. Sustituirá en el cargo a Manuel Azuaga, quien lo ha ostentado los últimos siete años. 

Tras la ratificación como consejero independiente de Sevilla, se celebró un consejo de administración que lo nombró como presidente no ejecutivo, toda vez que ya cuenta con el visto bueno del Banco Central Europeo. 

"Confío en que las aportaciones de José Sevilla resultarán muy valiosas y enriquecerán el consejo, dada su dilatada experiencia y exitosa trayectoria en el sector financiero", ha afirmado Azuaga, antes de despedirse de la junta de accionistas, "no ha sido una labor sencilla en absoluto". 

"No han faltado episodios que han jugado a la contra. Pero gracias a nuestra determinación y capacidad de superación, y, sobre todo, a la confianza que en nosotros han depositado ustedes, nuestros accionistas, podemos hoy vislumbrar un futuro como proyecto empresarial autónomo e independiente, capaz de fijar su propia hoja de ruta", ha añadido.

El aún presidente ha recordado algunos de los hitos que han marcado su etapa al frente de Unicaja, como el hecho de que en junio de 2017 la entidad se convirtiera en sociedad cotizada y que a finales de 2022 entrara en el Ibex-35.

Tras la renovación del consejo de Unicaja, que ha supuesto la entrada de nuevos miembros con la categoría de independientes y la salida de Manuel Menéndez como consejero delegado, cargo que asumió Isidro Rubiales, Manuel Azuaga ha remarcado que el máximo órgano de gobierno del banco destaca hoy por su alta cualificación.

Esta situación, ha incidido, asegura "el mejor análisis y una fundamentada toma de decisiones estratégicas para el futuro de la entidad".

El consejero delegado (CEO) de Unicaja, Isidro Rubiales, en su intervención ha tenido palabras para el presidente saliente, destacando "el valor de sus contribuciones a lo largo de su dilatada trayectoria, que han sido determinantes en la evolución y para la configuración del banco". 

Además, ha subrayado que "su buen y ponderado criterio han sido claves para la adecuada toma de decisiones" en una etapa "con grandes retos y desafíos". "Aún cuando naturalmente me hubiese gustado que continuase en el desempeño de su cargo, estimo que hay que respetar su decisión", ha concluido.

También han tenido palabras de agradecimiento hacia Azuaga los representantes sindicales de Súmate, CCOO o Cesica, por lo que se ha podido ver emocionado al presidente saliente

Con la junta de accionista se pone fin al proceso de integración de Unicaja y Liberbank, con una crisis de gobernanza que se ha dilatado casi dos años y que se saldó con el cambio del CEO y que culmina con la salida del presidente no ejecutivo, al que aún le quedaba mandato hasta 2025.

José Sevilla, un presidente bien relacionado

Sevilla era hasta el pasado mes de febrero y desde marzo de 2022 consejero independiente de Renta 4 Banco y permaneció como número dos de Bankia durante la presidencia de José Ignacio Goirigolzarri, donde fue pieza clave en el saneamiento de la entidad y su posterior integración en CaixaBank en 2021, cuando terminó su vinculación con la financiera.

Un hombre muy bien relacionado con el Banco Central Europeo y con muy buen cartel en el resto de órganos reguladores tanto de Europa como de España, "algo que no tiene cualquier banquero", según fuentes de su entorno cercano. "No conozco a nadie que sepa más de banca que él", aseguraron a este periódico.

Sin embargo, una de las características más repetidas por las fuentes consultadas por este periódico es su buena relación con los órganos reguladores, tanto europeos como españoles, que provienen de su etapa como número dos de Bankia. "La consideración que tienen de él en todos los organismos de regulación y supervisión es extraordinaria, es algo que no tiene cualquier banquero, aunque se tenga relación con los órganos de supervisión, lo de Bankia fue muy especial, dio lugar a mucha más relación", destacaron.

Esta, según apuntaron, será clave para el papel de presidente en Unicaja Banco que, sin funciones ejecutivas –las mantendrá Isidro Rubiales, designado consejero delegado este verano–, ostentará las responsabilidades de representación externa y relaciones institucionales

Azuaga, de 76 años, renunció tras siete años y medio al frente de Unicaja Banco, en los que negoció la fusión con Liberbank en 2021 –que situó a la entidad como quinto banco de España– y ejercía como presidente no ejecutivo después de dejar el pasado septiembre sus funciones ejecutivas, según lo previsto en la integración.

Presentó su renuncia como presidente y consejero de Unicaja Banco un año antes de finalizar su mandato, lo que llevó al consejo de administración a activar el plan de sucesión para buscar sustituto. Proceso que ahora ha culminada.

Planteó que, una vez alcanzada la fusión con Liberbank y finalizado el periodo transitorio previsto en ese proceso, era el momento idóneo para su relevo en la presidencia y poner fin a su larga carrera en Unicaja Banco.

José Sevilla es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por Cunef. Inició su carrera en banca de inversión en Merrill Lynch, desempeñó posteriormente cargos de responsabilidad en BBVA como director general de Riesgos y miembro del comité de dirección, además de ser consejero de BBVA Bancomer, y en mayo de 2012 se incorporó a Bankia, donde ejerció como consejero delegado hasta que se produjo la fusión con CaixaBank en marzo de 2021.

Aprueba las cuentas con un beneficio de 267 millones en 2023

La junta también ha aprobado las cuentas anuales del banco, así como la recompra de un 3,8% de sus acciones por un máximo de 100 millones de euros. Unicaja alcanzó el pasado año un beneficio neto de 267 millones de euros (371 millones antes de impuestos), después de haber efectuado saneamientos en el conjunto del ejercicio por valor de 546 millones de euros.

En cuanto a las acciones, recomprará hasta un máximo de 100.883.672 acciones propias, que representan el 3,8 % de su capital, por un importe inferior a 100 millones de euros, una vez obtenida la autorización del Banco Central Europeo (BCE).

Las acciones se comprarán a precio de mercado según unas concretas condiciones, como que la sociedad no podrá adquirir acciones a un precio superior al más elevado de los siguientes: el precio de la última operación independiente o la oferta independiente más alta de ese momento en el centro de negociación donde se efectúe la compra.

También ha aprobado la propuesta de distribución de un dividendo de 132 millones de euros con cargo al resultado del ejercicio 2023, lo que supone el 50% (pay-out) del beneficio neto consolidado ordinario obtenido en ese año. Dicho pago, que se abonará el próximo 19 de abril, equivale a 0,049722 euros brutos por acción.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios