Paro y afiliación en mayo

La primavera sevillana pierde el impulso laboral de 2017

  • Mayo deja 3.033 desempleados menos y 2.441 afiliados más en la provincia, cifras buenas pero bastante peores que las del año pasado

  • La capital sólo reduce el paro en 371 personas

  • A Sevilla le va peor con el Gobierno de Rajoy que al conjunto de Andalucía y España

Solicitantes de empleo guardan cola en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo. Solicitantes de empleo guardan cola en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo.

Solicitantes de empleo guardan cola en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo.

Comentarios 3

El mes de mayo forma parte de la temporada alta en la provincia, junto con marzo y abril, y es muy raro que los datos laborales sean malos. El de 2018 no ha sido una excepción y ha sido bueno, pero no espectacular. De hecho, se confirma que los extraordinarios datos del año pasado, con más de 6.500 nuevos empleos solo en mayo y más de 17.000 si sumamos marzo y abril (este año han sido 5.000 menos), fueron una excepción. Mayo de 2018 deja 3.033 desempleados menos, hasta completar 194.998, y 2.441 afiliados a la Seguridad Social más, hasta 719.795. Las cifras están lejos de los mencionados 6.534 empleos generados en ese mes en 2017 y las 4.955 personas que abandonaron las listas del paro en ese mismo periodo. Además, la capital deja sólo 351 desempleados menos, una cifra exigua si se compara con el conjunto de la provincia y con los 1.108 desempleados menos del año pasado, hasta 71.404 parados.

Aun así, entran dentro de la lógica. No son datos que reflejen una expansión fuerte del mercado laboral, pero al menos sí sostenida. Eso se refleja en dos factores: los sectores que crean empleo y la evolución de los contratos. No hay ninguno que específicamente tire del mercado. Ninguno genera más de 1.000 afiliados a la Seguridad Social nuevos, con la construcción en cabeza con 869 nuevos. La gran mayoría crea empleo, pero no pasan en general de 300, y entre los que destruye está uno importante: la hostelería, con 464 menos. Siguen en máximos los autónomos: son 108.560 el 15% del total de trabajadores en Sevilla. En cuanto a los contratos, la firma de unos 1.500 menos que en mayo del año pasado refleja un menor dinamismo, pero también es cierto que los indefinidos crecen a un ritmo del 20%, una constante en los últimos meses, lo que refleja un cierto asentamiento de la estructura laboral.

En el cómputo anual, se nota una clara desaceleración en lo que se refiere al desempleo: de 26.513 parados menos entre mayo de 2016 y mayo de 2017 se pasa a 7.840 un año después, un bajón considerable. Menor ha sido, afortunadamente, el del empleo: de 26.667 se ha pasado a 19.445.

El impulso en el empleo, menor pero quizás más sano que el del año pasado por afectar a más sectores y por el incremento de indefinidos, no puede ocultar algunos elementos negativos. Por ejemplo, tanto en el cómputo mensual (entre abril y mayo) como en el anual (de mayo de 2017 a mayo de 2018) Sevilla baja menos el paro y genera menos empleo que la media andaluza y española. Y eso no sólo ocurre en el corto y medio plazo. También en el largo. En el periodo en el que ha gobernado Mariano Rajoy, de noviembre de 2011 a mayo de 2018 Sevilla ha reducido el paro un 14% en términos porcentuales, Andalucía un 18,5% y España un 26,4%. Más de 12 puntos de diferencia con Sevilla. Y el número de afiliados ha crecido, por su lado, un 3,8% en Sevilla en este periodo, un 9,3% en Andalucía y un 9,6% en el conjunto de España. Sevilla se queda pues, a remolque no sólo de España, sino también de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios