Economía

El desmantelamiento de Garoña se prolongará durante "varios años"

  • Enresa prepara ya la documentación para solicitar la transferencia de la planta nuclear

Central nuclear de Santa María de Garoña. Central nuclear de Santa María de Garoña.

Central nuclear de Santa María de Garoña. / david aguilar / efe

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) está preparando la documentación necesaria para solicitar el desmantelamiento y la transferencia de titularidad de la central nuclear Santa María de Garoña (Burgos), un proceso complejo y de "varios años", según la ex consejera del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) Cristina Narbona.

El anuncio de denegación de permiso de explotación a la más veterana de las nucleares españolas que se encuentra parada (situación de parada segura) desde diciembre de 2012, inicia un "periodo de transición" hasta la transferencia de la titularidad de la central a Enresa. Enresa tiene experiencia en este tipo de procesos al ser la responsable del desmantelamiento de otras dos centrales españolas Vandellós 1 (Tarragona) y Zorita (Guadalajara) y un reactor experimental del Centro de Investigaciones Energéticas (Ciemat), en Madrid. Durante este proceso administrativo y hasta su culminación, aclara Enresa, la titularidad exclusiva de la instalación continuará siendo de la actual propietaria, Nuclenor, participada por Endesa e Iberdrola. Enresa debe presentar al Ministerio de Energía el "estudio básico de estrategias para el desmantelamiento" para su envío al CSN y solicitar su autorización al posterior Plan de Desmantelamiento.

Este proceso "tardará varios años", según Cristina Narbona, quien recordó el caso de la central de Zorita, que cesó su actividad en 2006 y cuyo desarme sigue activo. Otra de las centrales clausuradas en España que se encuentra en un estado avanzado de desmantelamiento es la de Vandellós I, cerrada en 1989 tras un incendio "por el que hubo razones de seguridad que hicieron que el proceso fuera distinto".

El que fuera responsable del desmantelamiento del reactor de Vandellós I, José Ramón Armada, cree que el proceso de descontaminación de Garoña podría prolongarse durante más que quince años. En declaraciones a Radio Euskadi, Armada ha explicado que, hasta ahora, ni siquiera se había elaborado el informe sobre los elementos contaminados, ya que la central seguía preparada para la posible reanudación de su actividad. Tras asegurar que es posible "una descontaminación total" , consideró que no tiene "ningún fundamento" pensar que podría utilizarse como cementerio nuclear.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios