El Fiscal

La cátedra de Antonio Santiago

  • Las originales estampas del capataz más reconocido en las aulas del Rectorado y otras curiosidades de la jornada

La cátedra de Antonio Santiago La cátedra de Antonio Santiago

La cátedra de Antonio Santiago / jesús díaz

Ni sus críticos niegan que la historia de los últimas décadas de las cuadrillas de costaleros no se puede comprender sin la participación de Antonio Santiago, el capataz técnicamente perfecto que llegó a sacar una cofradía al día, modelo a imitar por los aprendices del martillo y con una legión de admiradores que, en ocasiones, han podido jugarle en contra. Ayer lo vieron dirigirse a la cuadrilla de Los Estudiantes en una de las grandes aulas de la Universidad. Las estampas no dejan de ser singular y recuerdan a aquellas que tanto nos han descrito, cuando se fueron recluyendo costaleros para la primera cuadrilla  de hermanos. Entonces aún había crucifijos en las aulas.

Comportamiento impropio

No el de los canis, tan criticados en su día, sino el de niñatos perfectamente trajeados e incluso en balcones de casas nobiliarias. Se vieron copazos al paso de San Esteban en un inmueble (digámoslo así) histórico por su arquitectura y archiconocido por los apellidos de sus moradores. Está claro que la exhibición del vidrio al paso de una cofradía gusta a todos los públicos.

Un churro

Así son algunas palmas rizadas que se exhiben estos días en los balcones. Hay algunas preciosas, como la rizada por Andrés Martín para el Palacio de Altamira, pero se ven otras de autores desconocidas en lugares de mucho impacto visual, como en la calle Imagen. Urge un control de calidad. O mejor poner una palma sin rizar. Y todos contentos. Pero evitemos el efecto churro.  

Sierpes

Esta calle sigue siendo un avispero. No dejemos de reconocerlo. No dejemos de ver el problema. El presidente Vélez conoce perfectamente el problema. Haría bien el consejo en tomar medidas antes de que ocurra una desgracia. Sierpes es como la Madrugada, que nunca pasaba nada hasta que pasó... Y así llevamos veinte años con el debate y cinco episodios desagradables.

Martes tensionado

Las cofradías pusieron su mayor empeño en cumplir los horarios en la carrera oficial. Y también el Ayuntamiento lo puso... ¡Y de qué manera! Interpreten ustedes si las cofradías se vieron sorprendidas con medidas especiales en las que se hubiera visto una hipotética falta de colaboración, o si no era necesario. El caso es que ambas partes se vigilaron. O eso pareció a muchos. Y nadie quiso quedar como culpable de un supuesto fracaso. Dicen que algunas cofradías requirieron a un notario para dar fe de la hora de llegada a algunos puntos. Y que el Ayuntamiento tuvo instaladas cámaras para demostrar su buen empeño en la causa y la supuesta falta de colaboración de las hermandades. A la caída de la tarde todo estaba resultado excelente.

Tintorería

De premio. Un establecimiento de limpieza recibió el lunes a las diez de la mañana el encargo (casi súplica) de un hermano de San Gonzalo para poner a punto su túnica. El nazareno llegó perfectamente vestido. Y en hora.

Los mensajes al Fiscal

A las 01:58: “Estoy volviendo a casa tras mi estación de penitencia. Algún día contaré en un pregón los pensamientos de felicidad que me afloran ahora mismo. Son pensamientos sencillos, pero muy importantes, Fiscal”. A las 16:05: “La Virgen de la Angustia lucirá la medalla Pro Ecclesia et Pontifice que el Papa Benedicto XVI concedió a Joaquín Moeckel”. A las 16:21: “Aznar en Sevilla este Miércoles Santo. Dicen que se dejará ver en alguna salida”. A las 18:56: “Que sepas que José Joaquín Gallardo pasará de chaqué por la Campana con la representación de los Graduados Sociales en el Dulce Nombre”. A las 18:57: “Estoy muy enfadada, no apareces por mi balcón. No iré a tu caseta. Lo sepas”. A las 19:10: “Resuelto el incidente en el suministro de gas en la Plaza de la Contratación. No ha habido riesgo alguno para los ciudadanos congregados. No ha sido necesario ningún desalojo”.:  A las 21:10: “Llevo muchos años haciendo fotos en Semana Santa y jamás había visto una petalada como la que dedicaron a la Virgen del Rocío, de la misma intensidad de las que he vivido con la Esperanza de Triana”. A las 21: 15: “¿Pero las hermandades no vigilan el vestir de sus nazarenos? Si hay que llevar hebillas, lo que  no se puede admitir es que no las luzcan los propios oficiales de junta de gobierno ni los nazarenos que ocupan lugares destacados”.  A las 21: :16: “Fiscal, no te gustará, pero qué sevillano es eso de meter una bandeja de agujas de ternera en la presidencia de un paso y que los nazarenos se tomen un reconstituyente, ¿o no? Venga ya, relájate”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios