Enclave

La aldea del Rocío, dónde está y cómo llegar

  • Perteneciente al municipio de Almonte, la aldea del Rocío es la puerta de entrada al Parque Nacional de Doñana

Fotografía aérea de la aldea del Rocío, Almonte. Fotografía aérea de la aldea del Rocío, Almonte.

Fotografía aérea de la aldea del Rocío, Almonte.

El Rocío es una aldea perteneciente al municipio onubense de Almonte, en la comarca de El Condado. Está situada a 55 km de Sevilla y a escasos 20 km de la playa de Matalascañas. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2017, en la aldea están censados 1.513 habitantes, si bien durante la romería del Rocío el número de visitantes llega al millón de personas y, durante todo el año, son cientos los visitantes que pasan allí los fines de semana.

Vista aérea de la ermita del Rocío y de sus alrededores. Vista aérea de la ermita del Rocío y de sus alrededores.

Vista aérea de la ermita del Rocío y de sus alrededores.

A esta pequeña aldea se accede por un camino que bordea el Parque Nacional de Doñana. Cuando uno llega por primera vez al Rocío le llama la atención su apariencia, lo más parecido a un poblado del antiguo Oeste americano. Hileras de casas blancas de pequeñas fachadas rodean la ermita. No hay aparcamientos (salvo en algunas plazas autorizadas), pero sí postes para atar a los caballos, la mejor forma de recorrer sus calles de arena sin asfaltar.

Terrazas de bares y restaurantes sobre las calles arenosas del Rocío. Terrazas de bares y restaurantes sobre las calles arenosas del Rocío.

Terrazas de bares y restaurantes sobre las calles arenosas del Rocío.

Entre las miles de casas de particulares y las casas de las hermandades se esconden pequeños supermercados, bares y restaurantes, tiendas de recuerdos y de 'moda rociera', una farmacia y los servicios propios de un pueblo: el Ayuntamiento, oficina de Correos y de Turismo, centro de salud e incluso, un polideportivo. Pequeños hoteles y apartamentos rurales también se esconden entre sus calles sin asfaltar. En la bella estampa de la aldea sobresale la ermita del Rocío, a los pies de la marisma.

Calles de arena, sin asfaltar, en el Rocío. Calles de arena, sin asfaltar, en el Rocío.

Calles de arena, sin asfaltar, en el Rocío.

Cómo llegar a la aldea 

En coche: Desde Huelva tomar la A-49 y luego la salida 50 dirección a la carretera autonómica A-483. A 11 km se encuentra Almonte y sobre la A-483 están El Rocío y el acceso a la playa de Matalascañas. Desde Sevilla hay que tomar la A-49 y luego la salida 48 dirección A-483.

Carretera que lleva hasta el Rocío. Carretera que lleva hasta el Rocío.

Carretera que lleva hasta el Rocío.

En avión: Los aeropuertos más cercanos al Rocío son los de Sevilla-San Pablo (64 km), Jerez de la Frontera (a 146 Km) y el de Faro, en Portugal (156 Km).

En autobús: La empresa de transportes Damas comunica los 3 núcleos de población de Almonte con Huelva, Sevilla y otros municipios de la provincia.

En tren: Las estaciones de Renfe más cercanas son las de La Palma del Condado (14 Km), Huelva (45 Km) y Sevilla (60 Km).

Los orígenes de la aldea 

La aldea, tal y como se conoce actualmente, tiene unos orígenes muy humildes. El Rocío, antiguamente denominado La Rocina, vivió un "larguísimo período de marginalidad que va desde los orígenes en la primitiva ermita dedicada a Santa María de las Rocinas, último tercio del siglo XII, hasta la segunda mitada del siglo XX", escriben J. Carlos González Faraco y Michael D. Murphy en su libro 'El Rocío: la evolución de una aldea sagrada".

Donde hoy se congregan unas 1.900 casas en tierras que, antes eran baldías y sin valor hasta 1970, antes solo se levantaban algunas chozas de pastores y ganaderos alrededor de la primitiva ermita. 

Los profesores González Faraco y Murphy señalan que las primeras referencias explícitas de lo que hoy conocemos como aldea del Rocío datan de bien "avanzado el siglo XIX. Ese núcleo primitivo fue El Real, llano aledaño a la ermita con funciones festivo-religiosas y comerciales", desde que fuera instaurada la Feria del Rocío en 1747 durante la Romería, por el Duque de Medina Sidonia.

Paraje Natural de Doñana 

La aldea rociera es la puerta de entrada al Parque Nacional de Doñana; también Reserva de la Bioesfera y Patrimonio de la Humanidad. Ya desde la ermita es posible contemplar la fabulosa estampa de la marisma, conocida como 'La Madre', y disfrutar de la flora y fauna de la zona como flamencos y caballos salvajes. 

La ermita, a los pies de la marisma poblada de flamencos. La ermita, a los pies de la marisma poblada de flamencos.

La ermita, a los pies de la marisma poblada de flamencos.

La Comarca de Doñana se sitúa entre las desembocaduras de los Ríos Tinto y Guadalquivir. Extensas playas vírgenes bañadas por el Océano Atlántico conforman su límite sur y su superficie se reparte entre 14 municipios de las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz.

Dentro de la Comarca hay más de 100.000 hectáreas protegidas como Parque Nacional y como Parque Natural que se pueden visitar, de forma concertada, con algunas de las empresas que realizan estos itinerarios. Durante la visita se puede contemplar las marismas, de extraordinaria importancia como lugar de paso, cría e invernada para miles de aves europeas y africanas; fauna en serio peligro de extinción, como el águila imperial ibérica y el lince ibérico.

Acebuches y marismas

Visitas al Parque Nacional de Doñana. Visitas al Parque Nacional de Doñana.

Visitas al Parque Nacional de Doñana.

Ubicado en la aldea del Rocío y dentro de los límites del Parque Natural de Doñana, se encuentra el Monumento Natural Acebuches del Rocío. Se trata de un conjunto de ejemplares, centenarios en su mayoría, distribuidos en la conocida como Plaza del Acebuchal. El acebuche u olivo silvestre es un árbol que antiguamente formaba parte del bosque mediterráneo existente en estas tierras. Su fruto se llama acebuchina, una aceituna con un hueso muy grande y poco carnoso. Desde la antigüedad se conocen las propiedades culinarias, medicinales y cosméticas de su fruto. Su importancia radica en que se conservan como un reducto del bosque autóctono mediterráneo y algunos de ellos son muy longevos como el que denominan El Abuelo, considerado el ser vivo más viejo de Doñana con una edad estimada en más de 600 años. 

La 'Madre de las marismas', junto a la aldea del Rocío y la plaza del Acebuchal. La 'Madre de las marismas', junto a la aldea del Rocío y la plaza del Acebuchal.

La 'Madre de las marismas', junto a la aldea del Rocío y la plaza del Acebuchal.

Muy cerca de esta plaza se encuentra la marisma a la que los almonteños denominan 'la Madre de las Marismas'. Aquí comienza el Parque Nacional de Doñana y, salvo en verano, que está normalmente seca, es un excelente lugar para observar las aves que pueblan este espacio natural. La visita a esta zona puede completarse por un paseo por las calles del Rocío y la entrada a la ermita de la aldea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios