FERIA Toros en Sevilla hoy en directo | Morante, Castella y Rufo en la Maestranza

Entrevista

David Calle: "Yo también suspendía las matemáticas en el instituto"

David Calle con Elena Herraiz, los expertos de 'Cifras y Letras'

David Calle con Elena Herraiz, los expertos de 'Cifras y Letras'

Este madrileño, de Coslada, que tiene 51 años se reconvirtió en profesor de matemáticas en una academia tras trabajar en una telefonía como ingeniero de telecomunicaciones. Desandando el camino se encontró con el potencial de los vídeos divulgativos para hacer apasionante el mundo de los números. ¿Alguien cuestiona que las matemáticas no son bonitas, como nos decían cuando protestábamos en el instituto? Desde hace unos días es el experto en los números del programa de La 2 Cifras y Letras. Pero ya desde hace años, y el confinamiento lo confirmó, es un impagable profesor on line cuyos vídeos entusiasmas a jóvenes y mayores.

-¿Eres de Cádiz? Mi padre es de La Línea de la Concepción. Estoy muy orgulloso de mis orígenes gaditanos. Soy medio gaditano. 

-La Línea tiene el mejor nombre para que nazca un matemático.

-Me encanta la geometría y me enorgullece que mis raíces estén en La Línea.

-¿Cómo le llegó la oportunidad de Cifras y Letras?

-Me llamaron y yo pensaba que era para ser concursante y cuál fue mi sorpresa. Yo de jovencito veía este programa en La 2 con mi madre. Yo quería participar, les mandé un montón de cartas pero nunca me llamaron. Así que pensé que por fin me habían llamado para concursar y les dije que mi madre se iba a poner muy contenta. Cuando me dijeron que era para formar parte del programa pensé que era una cámara oculta, que los amigos me estaban gastando una broma.

-Son oportunidades para aprovechar.

-Es verdad. Es una oportunidad para salir de la zona de confort. A ver si dura. Estoy haciendo un auténtico máster de televisión.

-¿Cómo se animó a hacer vídeos de matemáticas para Youtube?

-Mi canal es Unicoos. Tal vez buscaban "profesor de matemáticas" y yo salí el primero en google. Yo doy clases en una academia de Secundaria y Bachillerato, para preparar la universidad y pensaba que era una buena idea llevar mis enseñanzas a los vídeos. 

-Y llegó el confinamiento.

-El confinamiento puso en valor a todos los profesores y yo ya estaba ahí además dando clases on line. Me pidieron desde La 2 que cediera mis vídeos gratuitamente, pensando sobre todo en los chavales que no tenían internet en casa. Subí mucho en visitas pero ya tenía mucho recorrido.

-Deberían seguir emitiendo clases para niños en la televisión pública. Por presencialidad de esos contenidos en la programación, aunque se pueda ver bajo demanda en cualquier momento 

-Con el confinamiento se animaron a hacer vídeos muchos profesores. Está muy bien que haya tantos canales de matemáticas y de cultura en general tras la pandemia.

-¿Usted es de los que tuvo buenos profesores de matemáticas que marcaron su vocación?

-Sí, yo tuve la suerte de tener unos profesores fantásticos. Pero yo también era de los que suspendía matemáticas en el instituto, pero me apunté a una academia y mejoré. Sacaba buenas notas y me animé a ser "de ciencias", como se decía entonces. Yo soy profe de apoyo ahora y creo que empatizo mucho con los chavales por aquellas vivencias. Hay que apoyarles. No sólo hay que enseñar ecuaciones, también hay que darles confianza. Es difícil atender a todos cuando tienes 40 alumnos, pero ese apoyo, darles confianza, darles caña. si son muy perezosos, esa atención la puedes hacer mejor cuando son pocos. Cada estudiante es un mundo.

-Tienen que pasar los años para darnos cuenta de que todo los que nos envuelve son matemáticas.

-Yo de hecho he entendido después muchas cosas porque las he debido explicar. He aprendido mucho con la enseñanza y cuanto más enseñas más bonitas son las matemáticas. Esos datos frikis, esas operaciones raras me gustan que se conozcan. Tenemos wifi gracias a las matemáticas, me gusta añadir.

-Tal vez nos faltaron más profesores con inspiración. 

-Por falta de recursos. Con 40 alumnos por clase es muy difícil.

-¿Cuál es esa operación que tanto le gusta?

-Las raíces cuadradas me flipan. Y me parece maravilloso el algoritmo mental que había que tener para descubrirlas. Las derivadas y las integrales me fascinan.

-¿Cómo ha visto a los concursantes de ahora, tras 30 años sin Cifras y Letras a nivel nacional?

-Son auténticos máquinas. Me ha sorprendido el nivel. Y son muy rápidos. Vienen entrenados y aún no se han apuntado los que están entrenándose a fondo en casa. Pero ya hemos grabado con gente muy buena con la que yo no me atrevería a ser sus rivales.

-¿Ha tenido casos irresolubles en su programa ?

-Nos hemos encontrado con un par de combinaciones difíciles. Tenemos apoyo de un sistema informático, pero me gusta buscar los caminos más chulos en las operaciones. Hay trucos maravillosos para participar como la aprender la tabla del 75, del 50. Y las reglas de divisibilidad.

-¿Se notan los concursantes que llegan de comunidades donde permaneció el programa después, como Telemadrid, Canal Sur 2?

-Sí, se nota. Un programa como Cifras y Letras además ha venido uniendo a las familias allá donde ha venido. Invita a competir en casa, a ejercitar el cálculo mental.

-¿Con los móviles hemos perdido agilidad mental y memoria?

-Por supuesto. Yo noto que antes de los móviles estaba más entrenado para todo lo que fuera agilidad mental. Tenemos el móvil y ya teníamos calculadoras, pero hay que aprender a utilizar de nuevo la mente. Animarnos a memorizar.

-Por parte de las letras ¿qué tal?

-Las letras dan mucho más juego que las cifras. Y tienen el interés de la etimología, la historia, cómo han ido incorporándose al diccionario. 3 x 4 siempre da 12, pero las letras dan más emoción. Ahora bien, encontrar la cifra exacta por un camino inesperado también es emocionante.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios