Sucesos Cae en Sevilla parte de una banda dedicada a robar catalizadores de coches

España

Exteriores obvia la polémica de la Espada de Bolívar y ensalza la relación entre Petro y el Rey

La espada de Bolívar, en una vitrina

La espada de Bolívar, en una vitrina / Carlos Ortega / Efe

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha destacado este jueves la "enorme cordialidad" que presenció entre el Rey Felipe VI y el nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro, y ha obviado la polémica respecto a la decisión del monarca de no levantarse al paso de la espada de Simón Bolívar.

En declaraciones a TVE, Albares ha evitado comentar el episodio acaecido durante el acto de toma de posesión de Petro, en el que él también estaba presente, y que ha provocado críticas de partidos como ERC, Bildu o Podemos, que preguntó si el propio Albares había refrendado la decisión del Rey de permanecer sentado ante la espada de Bolívar y dijo que pedirá explicaciones al Gobierno.

A cambio, el ministro de Exteriores ha destacado la "enorme cordialidad" que asegura que hubo entre Felipe VI y Petro en los encuentros que tuvieron antes y después de la toma de posesión. "Del Rey hacia el presidente de Colombia y viceversa", ha subrayado.

En este sentido, Albares ha asegurado que las autoridades españolas y las colombianas están de acuerdo en que las "extraordinarias relaciones" entre ambos países van a continuar bajo el mandato de Gustavo Petro, trabajando en "una agenda común".

Y ha apuntado que España comparte algunas de las prioridades del nuevo presidente de Colombia, como su lucha contra el cambio climático, la defensa del medio ambiente y la diversidad, una agenda de paz o la lucha contra la desigualdad.

"Quiero trasladar la enorme sintonía, calidez de esos encuentros y cómo España y Colombia van a seguir trabajando codo con codo", ha hecho hincapié sin mencionar la polémica.

Por su parte, el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, ha insistido en exigir disculpas a Felipe VI y ha dicho que ese gesto "compromete diplomáticamente" a España, y le sitúa como "el rey de la derecha y la extrema derecha".

"Estaría bien que pidiera disculpas, pero sobre todo estaría bien que pidiera disculpas en nombre de España por lo que sucedió en América Latina", y se ha preguntado cómo hubiese actuado si se hubiese tratado de un acto protocolario de una dictadura de Oriente Medio o si Petro hubiese sido un presidente de derechas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios