España

El Gobierno traslada al País Vasco a dos presos de ETA ya desvinculados de la banda

  • Olga Sanz y Javier Moreno, pareja del comando Vizcaya, salen de una cárcel de Asturias tras pedir perdón a las víctimas

Marlaska, ministro del Interior (segundo por la derecha), en un acto de la Policía Nacional en Madrid. Marlaska, ministro del Interior (segundo por la derecha), en un acto de la Policía Nacional en Madrid.

Marlaska, ministro del Interior (segundo por la derecha), en un acto de la Policía Nacional en Madrid. / FERNANDO VILLAR / efe

Los presos de ETA Olga Sanz Martín y Javier Moreno Ramajo fueron trasladados desde el centro penitenciario de Villabona (Asturias) al de Basauri (Vizcaya), tras haberlo solicitado a Instituciones Penitenciarias ambos reclusos, arrepentidos y desvinculados del colectivo de presos de la banda (EPPK).

Sanz Martín y Moreno, ex miembros del comando Vizcaya, son pareja y se encontraban en tercer grado penitenciario, "cumpliendo todos los requisitos que establece la ley". De hecho, llegaron a pedir perdón.Instituciones Penitenciarias accedió a trasladarlos a la prisión de Basauri, tal como pidieron, y cumplirán en esta cárcel la última parte de su condena en régimen de semilibertad, de forma que acudirán al centro penitenciario para dormir.

Estos dos presos fueron detenidos en 1998 en el barrio bilbaíno de Zorroza y condenados en 2002 por la Audiencia Nacional a 71 años de cárcel la mujer y a 74 años él, junto a otros 14 miembros y colaboradores del comando Vizcaya, que había planificado el asesinato del ex consejero del Interior del Gobierno vasco Juan María Atutxa o del entonces presidente del PP vasco Carlos Iturgaiz.

Olga Sanz escribió el pasado marzo una carta muy similar a la de otros arrepentidos en la que pedía perdón por el daño que había causado, lo asumió y pidió "disculpas". "Lo lamento sinceramente", aseguró. Además, se puso a disposición de la Justicia a fin de "facilitar información para esclarecer algún delito si fuera necesario", y se comprometió a hacer frente a su responsabilidad civil.

Esta carta le permitió disfrutar de permisos y, más adelante, obtuvo el tercer grado. Su pareja estaba trabajando en el economato de la prisión asturiana, uno de los puestos a los que han accedido otros reclusos de ETA arrepentidos como Valentín Lasarte o Iñaki Rekarte, en la actualidad excarcelados.

El Gobierno vasco ve "con buenos ojos" el traslado de los dos presos "independientemente" de que se hayan desvinculado del colectivo EPPK, y emplazó al Ejecutivo de Pedro Sánchez a que siga acercando a los reclusos a prisiones cercanas a Euskadi.

Instituciones Penitenciarias aclararon que Olga Sanz y Javier Moreno fueron trasladados "en cumplimiento del tercer grado penitenciario" y que no se trata de un acercamiento de presos a las cárceles del País Vasco, sino que ambos habían cumplido ya las tres cuartas partes de sus condenas y se les ha concedido el tercer grado penitenciario. Antes del traslado las víctimas fueron informadas, tal como garantizó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios