Elecciones generales en Cádiz Pedro Sánchez decidirá si Marlaska conserva su acta de diputado por Cádiz

  • El presidente del Gobierno ya ordenó a sus ministros el año pasado que renunciaran a sus escaños para no comprometer ninguna votación en el Congreso 

Fernando Grande-Marlaska, en una entrevista mantenida con este periódico la semana pasada. Fernando Grande-Marlaska, en una entrevista mantenida con este periódico la semana pasada.

Fernando Grande-Marlaska, en una entrevista mantenida con este periódico la semana pasada. / Julio González

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tendrá la última palabra para decidir si Fernando Grande-Marlaska renuncia o no a su acta de diputado por Cádiz en el caso de que se mantenga como ministro en el nuevo Gobierno de España.

La posibilidad de que esta renuncia termine cristalizando es algo con lo que ya contaba el PSOE de Cádiz desde que se aprobó la candidatura al Congreso de los Diputados. No en vano, el propio Pedro Sánchez ya tomó esta medida nada más llegar a la Presidencia del Gobierno en junio de 2018. Entonces ya pidió a tres de sus ministros, José Luis Ábalos (Fomento), Margarita Robles (Defensa) y Meritxell Batet (Administraciones Públicas) que renunciaran a sus escaños como diputados por Valencia, Madrid y Barcelona, respectivamente, para que corriera lista.

El objetivo era no comprometer ninguna votación en el Congreso debido a la exigua representación que tenía el PSOE en la Cámara Baja en la anterior legislatura. Así, los ministros podían continuar con su agenda de Gobierno sin tener que estar tan pendientes de las sesiones plenarias y las votaciones en el Congreso.

Lo que está claro es que Fernando Grande-Marlaska sí tomará posesión de su escaño de diputado por Cádiz de cara a la sesión constituyente de las Cortes que tendrá lugar el martes 21 de mayo. Y para que renunciara a este acta tendría que suceder que Pedro Sánchez fuera investido, que siguiera manteniendo a Grande-Marlaska como ministro y que además el presidente del Gobierno entendiera que la representación socialista en el Congreso sigue siendo exigua de cara a las votaciones venideras. Si así fuera, Sánchez podría pedir la renuncia a todos los ministros que serán diputados o sólo a unos cuantos.

Si Marlaska tuviera que renunciar, su plaza en el Congreso sería para la pizarrista Gemma Araujo, ex alcaldesa de La Línea y ex delegada provincial de la Junta, que ocupaba el cuarto puesto en la lista del PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios