Juicio con Jurado

El ADN de Manuel B. apareció en el interior del cuchillo intervenido del crimen del gestor de Rochelambert

  • El juicio con jurado contra los tres acusados de matar y quemar el cadáver de Joaquín B. Gómez continuó con las declaraciones de los policías que intervinieron en el caso

Imagen del juicio con jurado Imagen del juicio con jurado

Imagen del juicio con jurado / Belén Vargas

La declaración de los policías de la unidad científica que intervinieron en la cuarta jornada  del juicio sobre el crimen del gestor de Rochelambert  confirmaron el hallazgo de ADN del segundo de los acusados, Manuel B., mezclado con el de la víctima, en el interior del cuchillo o hacha de carnicero encontrada en su domicilio durante uno de los registros. Según una de sus declaraciones durante su detención, "Félix José A. regaló una bolsa con dos móviles y el hacha dentro a Manuel B.".

Además también se encontró ADN de la víctima en una camiseta recogida durante el registro en el domicilio de Manuel B. Y es que, en la detención de este acusado tiene mucho que ver la ropa, puesto que según el subinspector que testificó durante el juicio, "aunque lo veíamos en el entorno de Félix J. A. durante la vigilancia a la que estuvo sometida el principal sospechoso, me llamó la atención que llevaba el mismo cinturón que la segunda persona que se ve en las imágenes del cajero de la calle 8 de marzo". En otra de las vigilancias, cinco días después sale del barrio en dirección a Los Pajaritos con Manuel A., "y es allí donde lo identificamos".

Asimismo, y según testificó el subinspector, el acusado también explicó que cuando se queda en el taller de Félix José A., el día de la desaparición de la víctima, el principal acusado se fue con una persona mayor "que identificó como el gestor de Félix". 

En cuanto al registro del domicilio del principal acusado, Félix A., el subinspector del Grupo de Homicidios declaró que la casa había sido limpiada y el salón y algunas habitaciones estaban desnudas de muebles". En cuanto a los restos encontrados, destacó la existencia de unas "pequeñísimas manchas de sangre en el cuarto de baño, en las llagas de los azulejos con sangre de la víctima".

Respecto a las declaraciones de Manuel B, en la que este testigo estaba como instructor, destacó que éste se mostró "arrepentido y en todo momento preocupado por lo que iba a pensar su madre, que él no era un asesino". Además, señala que desde el principio "reconoce que fue con Félix al descampado e indica el recorrido que hizo desde el domicilio".

La intervención en la casa del principal acusado fue objeto de varios de los policías que actuaron como testigos. De hecho, el subinspector explicó la intervención de los GOES "porque las escuchas mostraban una persona muy agresiva. Es más, tres agentes resultaron heridos durante la detención". Esta agresividad fue también señalada por la inspectora que realizó las escuchas telefónicas. 

Por otro lado, como testigo de la defensa de Manuel B. declaró su neumólogo que indicó que en el año 2016 Manuel B. tenía un tratamiento por una trombosis que "puede impedirle hacer un ejercicio intenso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios