Triple crimen de Dos Hermanas

La intermediaria en el triple crimen se declara inocente

  • Pide conocer la identidad de los cinco testigos protegidos

  • Según la acusación, sabía que el encargo era secuestrar y matar al turco y que cobró por ello

Un agente de Policía dentro del zulo donde fueron hallados los cadáveres Un agente de Policía dentro del zulo donde fueron hallados los cadáveres

Un agente de Policía dentro del zulo donde fueron hallados los cadáveres

Comentarios 0

El abogado de Manuela M.O., acusada de mediar en la contratación de dos hombres para el triple crimen de Dos Hermanas, afirma en su escrito de defensa que debe ser absuelta porque su intervención no fue constitutiva de ningún delito.

También pide conocer la identidad de los cinco testigos protegidos que ayudaron a esclarecer el asesinato de las tres víctimas, entre las que se encontraba una niña de seis años.

Manuela se enfrenta, al igual que los otros seis acusados, a tres condenas de prisión permanente revisable por el secuestro y asesinato del turco Mehmet Demir, su esposa Sandra Capitán y la hija de ésta, una niña de seis años, ocurrido el 16 de septiembre de 2017.

Según las acusaciones, cuatro días antes del secuestro, el 12 de septiembre de 2017, Ricardo G.H., alias El Pollino, contactó con ella “para que localizara a alguna persona que estuviera dispuesta a secuestrar y, eventualmente, acabar con la vida” de Mehmet Demir.

El 14 de septiembre, Manuela contacto con David R.H., monitor de artes marciales que había trabajado como portero en una sala de fiestas que ella regentaba. 

Aquella misma tarde, David, Manuela y el Pollino se citaron en el domicilio de Manuela. Ricardo le pidió a David que buscara a otra persona para “garantizar la operación”, que consistía en reducir a un hombre que le debía dinero, que “lo llevaran por la fuerza hasta su domicilio y luego le golpearan hasta que fuera necesario”, según la Fiscalía de Sevilla.

Le explico también que, para el caso de no conseguir que saldara la deuda, “debían acabar con su vida”.

A cambio, recibirían 3.000 euros a repartir entre él y la persona que buscara. 

Según el fiscal y las demás acusaciones, Manuela “presenció y participó en el acuerdo”. La acusación particular que ejerce la hija de Mehmet añade la precisión de que esta mujer “había utilizado a David para la realización de otros actos ilícitos” y también “obtendría un beneficio económico”.

En su escrito de defensa, Manuela pide conocer la identidad de los cinco testigos protegidos que serán citados en el juicio con jurado “por cuanto que la declaración de estos se configura como una prueba fundamental para la imputación de los acusados, y es necesario que conozcamos estos datos de identidad a los efectos de poder ver sí existe alguna tacha hacia los mismos de cualquier tipo”.

“Para poder ver si los testigos son o no parciales debemos conocer su identidad, pues si existiera o se pudiera acreditar alguna animadversión previa o algún interés en la condena, dichos testimonios carecerían de validez”, sostiene su defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios