Movimiento vecinal

El “okupa” violento de la Macarena, condenado a casi seis años de cárcel

  • Por tráfico de drogas y el robo con violencia de un perro de madrugada

Venta de drogas en uno de los pisos "okupados" por Ismael

Venta de drogas en uno de los pisos "okupados" por Ismael

Ismael F.R., el okupa que aterroriza a la Barriada Villegas del distrito de la Macarena, ha sido condenado a casi seis años de cárcel por tráfico de drogas en uno de sus pisos okupados y por otro delito de robo con violencia e intimidación por irrumpir de madrugada en una vivienda y robar un perro.

La sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia, a la que tuvo acceso este periódico, le impone cuatro años y cuatro meses de cárcel por un delito de robo con violencia e intimidación y un año y siete meses por otro delito de tráfico de drogas por las 123 pastillas de éxtasis, con un valor de  1.263 euros, que guardaba para destinar a la venta.

 En cuando al robo con violencia, la sentencia relata que Ismael y su amigo David R.H., junto con dos individuos no identificados, fueron en la madrugada del 4 de abril de 2019 a la vivienda de una pareja y se llevaron por la fuerza un perro de raza American bully porque creían que era uno de los cachorros de una camada que le habían robado unos meses antes.

Aunque los dueños de la vivienda intentaron cerrar la puerta, no lo consiguieron “por la fuerza de los acusados y sus acompañantes” y porque Ismael llevaba un cuchillo y David al menos un palo. Los asaltantes tiraron a la mujer al suelo y se llevaron el perro.

La pareja, que estuvo defendida por la abogada Elena García León, será indemnizada en 3.505 euros: 500 por el robo de la mascota y “la afección que puede suponer la desaparición de un animal de compañía”, otros 505 euros por los desperfectos causado en su puerta de entrada y 2.500 euros por la “perturbación anímica” derivada de la irrupción violenta en su vivienda de madrugada.

Como prueba adicional de la violencia ejercida, los magistrados recuerdan los WhatsApp mandados por Ismael y David a las víctimas, que “no eran precisamente conciliadores sino de evidente tono amenazador”. Entre otros, los siguientes: “No ba tene sevilla pa esconderte”, “Te dado la oportunidad, no la as savido aprovechar” y con el envío de fotos de la fachada de su casa “para dejar claro que sabían donde vivían”.

En cuanto al tráfico de drogas, la sentencia relata que el 16 de mayo de 2019 la policía acudió al domicilio de Ismael y, al advertir la presencia de los agentes, el acusado lanzó por la ventana una bolsa con 123 pastillas de MDMA (éxtasis) y otra cantidad en polvo de la misma sustancia pero más pureza, con un valor total de 1.263 euros, todo ello  destinado a la venta por parte del acusado.

Ismael argumentó que las pastillas que guardaba eran para su autoconsumo y que la báscula que le incautaron era para “controlar lo que tomaba”. Pero la Audiencia aplica la jurisprudencia del Tribunal Supremo y afirma que las cantidades incautadas “excedían del acopio que para cinco días pudiera tener un consumidor importante y habitual“.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios