La caja negra

¡Bajen a la playa ya duchados!

  • Juan Marín manda que el personal se duche antes de bajar a la playa. El vicepresidente andaluz, que proclamó que su partido no apoyaría más prórrogas del estado de alarma, se lleva su particular ducha de realidad al comprobar que Cs apoyará de nuevo a Sánchez.

El paseo marítimo de Matalascañas, hundido esta semana por efecto de un temporal El paseo marítimo de Matalascañas, hundido esta semana por efecto de un temporal

El paseo marítimo de Matalascañas, hundido esta semana por efecto de un temporal / Alberto Espinosa (Huelva)

¡Bajen a la playa duchados! Algunos hosteleros se quejan de recibir demasiadas inspecciones. Pocas son. Hace bien el teniente Cabrera en reforzar los controles. ¿Acaso pretenden que se haga la vista gorda con algunos aspectos relacionados con los bares como ocurrió en los años de Zoido como alcalde? Entonces el gobierno local reconoció que hizo la vista gorda con los veladores para “echar una mano” en tiempos de crisis. Los bares son necesarios en la ciudad, naturalmente, como ahora debe prevalecer la seguridad de todos, incluida la de los empleados de los establecimientos. A la caída de la tarde no se ven precisamente ejemplos de distanciamiento interpersonal en los negocios situados a la vera del río, por poner un ejemplo. Basta un paseo para ver adolescentes y jóvenes arremolinados como si estuvieran en una tarde de playa. La Policía hace lo que tiene que hacer. Déjenla trabajar.

Inés Arrimadas apoyará la nueva prórroga del estado de alarma. 15 días más. Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, quiso jugar a la política nacional el pasado 7 de mayo. Advirtió entonces de que se trataba de que la anterior aprobación suponía la “última prórroga” por una razón específica: “Seguimos sin fiarnos de Sánchez”. Pues ha quedado retratado y no precisamente como un oráculo de la política capitalina. El sanluqueño pierde demasiadas veces la oportunidad de guardar silencio, ese valor supremo, ese burladero que protege de las volteretas y de los varetazos propios. Está sobreexpuesto en los medios de comunicación. ¿Quién maneja su barca que a la deriva lo lleva? Ni un español sin pan, ni un día sin Marín en Canal Sur.

La Policía Local efectúa inspecciones en los bares La Policía Local efectúa inspecciones en los bares

La Policía Local efectúa inspecciones en los bares / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Mejor que el vicepresidente de la Junta se limite a los asuntos andaluces, como hizo ayer, cuando resultó impagable seguir sus instrucciones para ir a la playa. Nos tenemos que duchar antes de salir porque no habrá duchas. ¡Claro que sí, vicepresidente! Esa directriz vale para ir a la playa, a la compra, a la universidad o dar un paseo. Conviene salir de casa con los hábitos higiénicos cumplidos. Aunque la ducha de la playa verdaderamente importante es la de salida, sobre todo para quitarse la arena de los pinreles. ¿O no? Nadie negará que no tiene su gracia contemplar a todo un vicepresidente marcando la pauta en determinados ritos tan personales.

Juan Marín Juan Marín

Juan Marín / M. G. (Sevilla)

A Marín le faltó decir que es mejor que los andaluces dejen el gazpacho ya hecho antes de bajar a la playa para que se vaya enfriando mientras se rebozan en la arena o exhiben la espalda con pelo en el chiringuito. Ni Pedro Sánchez cuando explicó que los perros podían ser sacados a pasear (¡guau!) o cuando puso el ejemplo de la paella del bar de siempre que habría que comerse en casa. ¡Marín manda a los andaluces bajar a la playa ya duchados! Todos a Las Piletas, Cuesta Maneli, Torre la Higuera, la Antilla o Isla Cristina oliendo a Magno o a Moussel. Sí, señor. Estamos de acuerdo con el vicepresidente, porque el personal relaja ciertos hábitos en verano. Y se sufre en los ascensores… Que por mucho que haya que subir o bajar de uno en uno, el olor es como las hemerotecas. Siempre queda.

Una ducha de realidad

El caso es que Marín nuevamente se lleva una ducha de realidad, nunca mejor dicho. Se queda queda en evidencia de forma gratuita. Afirma una cosa y a las semanas se demuestra que se tiró al ruedo alegremente o que no tiene pajolera idea de por dónde van los tiros en la nueva cúpula de su partido. No se qué es peor. ¿Pero no se las daba de ser muy amigo de Arrimadas? Si a veces parece que habían estudiado juntos en el colegio o en la universidad si no fuese por la diferencia de edad y porque Marín, que sepamos, no tiene ninguna titulación universitaria. Ni falta que le hace, por cierto, que la Universidad ya no es la que era.

Hasta el 7 de junio, gracias a Arrimadas y en contra de lo que anunció Marín, tendremos garantizado el estado de alarma. Antes, el sábado 23, habrá manifestación de Vox en coches de 12:00 a 12:30. Así lo ha autorizado la Subdelegación del Gobierno de Sevilla. La salida será junto al estadio del Betis. La comitiva irá por la Avenida de la Palmera, Paseo de las Delicias, Paseo de Colón, Arjona, Torneo y Resolana. El activismo de derechas de abre de capa a los dos meses del encierro. Hasta ahora la calle era de la izquierda, pero el hartazgo y el cansancio de muchos los ha llevado a realizar acciones poco frecuentes. El verdadero problema, nunca se olvide, es que las distancias de seguridad deben guardarse con especial celo.

Esta semana se están recogiendo los datos correspondientes a los primeros días en los que nos dejaron hacer deporte en horario limitado. Sería fundamental que se demostrara que la relajación progresiva del encierro no provoca un rebrote. Por lo demás, en la Moncloa deben estar contentos con la hábilmente denominado como la rebelión de los cayetanos, que tiende a polarizar el panorama político español. ¿A quién perjudican estas manifestaciones? Al PP, que aspira a un liderazgo sólido basado en la moderación y que se asiente sobre un amplio electorado de centro-derecha. ¿A quién benefician? Al PSOE, Podemos y Vox. En Sevilla hubo manifestación en la tarde del lunes. Entre 80 y 50 personas, según el Ayuntamiento. Algunas más, según las fotografías y vídeos. El caso es que cortaron la Avenida de la Palmera, el gran eje urbano que comunica el sur de la ciudad con el centro histórico. La repercusión estaba garantizada dejando cortada esta arteria.

La vida sigue... en el PSOE

Que la vida sigue en el Ayuntamiento se demuestra con que la ex concejal Cristina Galán se incorpora al equipo del teniente de alcalde Juan Manuel Flores. El susanismo coloca así a una de la suyas en el organigrama de Juan Espadas. ¿Se conformará La Gran Sultana con una sola colocación o ha pedido algunas más? ¿Quizás ha dado los nombres de José Pérez Llopis, afín de Carmelo Gómez, y de Marisa Gonzalez Barrera, fiel aliada del Tito Fernando, presidente de la Diputación, y mujer del candidato a la Alcaldía de Carmona? ¿Tendrá ella algún gesto a cambio, o querrá escenificar una muy poca recomendable tensión entre la calle San Vicente y la Plaza Nueva? En el fondo resulta entrañable que poco a poco volvamos a preocuparnos de estos asuntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios