Los resultados en Sevilla

Ni Sevilla sostiene al PSOE

  • El juez Serrano pasa de 8.000 a más de 90.000 votos en tres años. El PP cae a la cuarta plaza, pero la alternancia todo lo amortigua

Francisco Serrano, entre Javier Ortega y Santiago Abascal Francisco Serrano, entre Javier Ortega y Santiago Abascal

Francisco Serrano, entre Javier Ortega y Santiago Abascal / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Comentarios 3

El juez Francisco Serrano pasa de estar expulsado durante varios años de su profesión, a hacer historia en su tierra. Y lo ha hecho en las elecciones más difíciles–las andaluzas– y al frente de un partido casi sin estructura. El PSOE es la lista más votada en la provincia de Sevilla, sí; pero pierde más de cien mil votos en la tierra de Felipe y Guerra. El feudo del puño y la rosa, la agrupación más importante del PSOE, se queda sin capacidad para frenar el hundimiento de la formación en Andalucía.

A Susana Díaz se le van dos diputados en su provincia, donde siempre obtenía un apoyo incontestable. El PP cae a la cuarta plaza, por lo que cosecha su peor resultado, pero –en contraposición a los socialistas– le vale el registro global para salvar el expediente. Con Juanma Moreno a las puertas de San Telmo, cualquier resultado negativo, que en otras circunstancias podía ser calificado de estrépito, pasa a un segundo o tercer plano. Esta tesis es valida hasta para analizar el resultado del propio presidente regional del PP, que ha perdido 316.000 votos respecto a 2015.

La gran novedad de las elecciones, el partido Vox, logra dos escaños por la circunscripción hispalense tras pasar de 8.000 a casi 94.000 votos en sólo tres años, una evolución insólita.

La coalición de Podemos con IU (Adelante Andalucía) se queda con los cuatro diputados que ya tenía. La unión de ambos partidos no ha sido lo fructífera que se esperaba en Sevilla. Y Ciudadanos aumenta un escaño tras registrar un crecimiento más que notable, nada menos que de 91.000 a 156.000 votos.

Sevilla, en general, ha sido un fiel reflejo del resultado autonómico. Lo que ha ocurrido en la circunscripción es lo que ha sucedido en toda Andalucía: los grandes registros obtenidos por Cs y Vox ayudan a un PP que –pese a perder votos y escaños– pasa de buscar un sustituto para Moreno Bonilla a ponerlo a las puertas de la Presidencia de la Junta de Andalucía, de organizar su funeral político a dar codazos para estar a su lado en una foto de celebración esperadas durante cuatro décadas y que supone un terremoto en la comunidad autónoma.

Los socialistas han perdido casi 114.000 votos en la provincia, pero es que el PP se ha dejado casi 73.000 votos en el camino en estos últimos tres años. Los dos grandes partidos han sufrido un severo castigo en la circunscripción. Ciudadanos adelanta al PP en Sevilla con una ventaja de más de 10.000 votos. El sorpasso sí se ha producido en Sevilla. Adelante Andalucía es la segunda fuerza, pero conviene tener claro que tanto la segunda plaza como la tercera y la cuarta están en un estrecho margen de 20.000 votos.

El PSOE también es la lista más votada en la capital, pero se deja 30.000 votos en el denominado voto urbano. Hay casi un triple empate entre Adelante Andalucía, PP y Ciudadanos con 62.000 votos para cada formación. Y Vox consigue 41.000.

En el análisis de las listas más votadas por distritos de la capital no hay muchas sorpresas, por mucho que los dos grandes partidos hayan perdido apoyos. El PP es la lista más votada en Bellavista-La Palmera, Casco Antiguo, Los Remedios, Nervión y Triana. Este último distrito es, precisamente, donde vota la presidenta de la Junta, Susana Díaz. El PSOEgana en Cerro-Amate, Este-Alcosa-Torreblanca, Macarena, Macarena Norte y Sur. El único caso singular es el del distrito San Pablo-Santa Justa, donde el PSOE ha vencido en votos, Ciudadanos asume la segunda plaza y el PP se ha ido al tercer lugar.

El PSOE tendrá que recomponerse de cara a las elecciones municipales de mayo, donde cuenta con una Alcaldía sostenida por sólo once concejales. El PP deberá aprovechar el previsible gobierno presidido por Moreno Bonilla a partir de enero.

Casi 594.000 sevillanos han dejado de votar en las primeras elecciones que hacen posible el vuelco en el mapa político andaluz, en la única región de España que sólo había conocido gobiernos del PSOE desde que se instauró la democracia. Una abstención elevada que ha beneficiado a las derechas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios