Día de las Fuerzas Armadas ¡Viva la Reina!

  • Más de 500 invitados en el Casino de la Exposición en la recepción oficial tras el desfile del Día de las Fuerzas Armadas. Los invitados sorprendieron con vítores a la Reina Letizia. 

El alcalde, Juan Espadas, pronuncia unas palabras durante la recepción, en presencia de los Reyes, el presidente de la Junta y otras autoridades. El alcalde, Juan Espadas, pronuncia unas palabras durante la recepción, en presencia de los Reyes, el presidente de la Junta y otras autoridades.

El alcalde, Juan Espadas, pronuncia unas palabras durante la recepción, en presencia de los Reyes, el presidente de la Junta y otras autoridades.

La refrigeración especial del Casino de la Exposición cuesta diez mil euros. Y es solo por un ratito. Dos grandees aparatos de gran potencia permiten rebajar la temperatura por unas horas. Merece la pena cuando es el Rey quien acude a un edificio de la Sevilla del 29 a brindar por la unidad nacional en presencia del altos mandos militares y representantes de la sociedad civil del capital de Andalucía. No se notó el calor en la recepción del alcalde con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. El Rey habló, brindó y recordó al agente de la Guarda Civil de Algeciras muerto en la persecución de unos narcotraficantes.

Se hizo el silencio como mejor homenaje al agente del Instituto Armado fallecido en acto de servicio. Los asistentes saludaron el final de la intervención del monarca con vítores al Rey. Y de pronto alguien proclamó: “¡Viva la Reina!”. Y ésa fue la gran sorpresa. La Reina Letizia, como en tiempos Doña María de las Mercedes, se ganó el beneplácito de la corte sevillana. Así lo reconoció el periodista y presentador Cristóbal Cervantes y la pintora Cristina Ybarra Sainz de la Maza. La gran novedad fueron los vítores a Doña Letizia. Así fue. 

Enrique Moreno de la Cova, Joaquín Moeckel, Óscar Cisneros, y Marcelino Serrano Cantalapiedra. Enrique Moreno de la Cova, Joaquín Moeckel, Óscar Cisneros, y Marcelino Serrano Cantalapiedra.

Enrique Moreno de la Cova, Joaquín Moeckel, Óscar Cisneros, y Marcelino Serrano Cantalapiedra.

La Reina se ganó a los presentes. Pedro Sánchez Cuerda e Ignacio Rojas, de la firma hostelera La Raza, estuvieron pendientes de que no le faltara al Rey la copa de vino tinto para los brindis protocolarios. La Reina cogió dos copas y se preocupó de que al monarca no le faltara el caldo cuando acabara su intervención. Entre el público invitado estaban dos ex tenientes de hermano mayor de la Real Maestranza, Luis Manuel Halcón de la Lastra y Alfonso Guajardo-Fajardo y Alarcón. Pendiente de todo el teniente general Juan Gómez de Salazar, jefe de la Fuerza Terrestre, que no descansó hasta que abandonó de los últimos el recinto, para cerciorarse de que todo había salido bien.

El comentario en el canapé era la ausencia del carnero de la Legión, sustituido por un pony que atendía al nombre de Paco. “¿Cómo se llama el caballito?”, le preguntó el presidente de la Cámara de Comercio, Francisco Herrero, al presidente del Consejo de Hermandades, Francisco Vélez: “Como tú y como yo. Se llama Paco”.

La reina Doña Letizia y Blanca Flores. La reina Doña Letizia y Blanca Flores.

La reina Doña Letizia y Blanca Flores.

El presidente del Gobierno no estuvo. Sí estuvieron los ministros de Exteriores, un despeinado José Borrell, y la de Defensa, Margarita Robles. Nadie pitó a los representantes del Ejecutivo, como destacó una sevillana invitada a la recepción. Cierto. El alcalde estaba orgulloso de su victoria electoral: “¡No me has mandado mensaje de enhorabuena!”. Y estaba alegre del resultado de haber organizado e desfile en el Paseo de Colón y no en la Avenida de la Palmera. Se ha proyectado así el Río y la Plaza de Toros. A Espadas le encanta eso de “posicionar” la ciudad, uno de los verbos preferidos del mandato de este socialista moderado.

El aperitivo de la recepción estaba preparado para quinientos invitados, aunque José Ignacio Rojas y Pedro Sánchez-Cuerda calculaban que había en torno a 700 invitados. Ya se sabe que en Sevilla suele haber más gente que invitados en los actos de postín. El Rey saludó personalmente a muchos sevillanos.

Francisco Hervías y Virginia Salmerón. Francisco Hervías y Virginia Salmerón.

Francisco Hervías y Virginia Salmerón.

A Curro Romero, Francisco Hervías, secretario de Organización nacional de Ciudadanos y su mujer, la diputada nacional, Virginia Salmerón; el presidente de Consejo de Cofradías, Francisco Vélez; Isabel Herce, Blanca Flores, Magdalena Lirola, Enrique Moreno de la Cova, la pintora Cristina Ybarra, el hermano mayor del Baratillo, Marcelino Serrano Cantalapiedra; el del Gran Poder, Félix Ríos; el del Rocío de Sevilla, Gabriel Rojas;  los de la Paz, el Cachorro y el Santo Entierro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios