Salud

Tos de las perreras, la enfermedad altamente contagiosa en perros

Tos de las perreras, la enfermedad altamente contagiosa en perros

Tos de las perreras, la enfermedad altamente contagiosa en perros

La tos de las perreras, conocida también como traqueobronquitis infecciosa canina (TIC), es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa que afecta a los perros. Esta enfermedad suele ser causada por una combinación de virus y bacterias, siendo el virus de la parainfluenza canina y la bacteria Bordetella bronchiseptica los agentes más comunes. La tos de las perreras se transmite fácilmente a través del contacto directo con perros infectados, ya sea en lugares como perreras, parques, áreas de juego para perros o en cualquier ambiente donde haya una concentración de caninos.

La exposición a perros infectados durante el ladrido, el estornudo o el contacto cercano, así como el uso compartido de platos, juguetes o espacios comunes, puede facilitar la propagación de esta enfermedad.

Síntomas de la Tos de las Perreras y tratamiento

Los síntomas de la tos de las perreras pueden variar en severidad y presentarse de diferentes maneras. Algunos de los signos más comunes incluyen:

  1. Tos persistente: Puede sonar como una tos seca y fuerte, similar al sonido de una tos "de ganso".
  2. Estornudos y secreción nasal: Algunos perros pueden presentar secreción nasal y estornudos.
  3. Ligera fiebre: En ocasiones, la enfermedad puede estar acompañada de una temperatura corporal ligeramente elevada.
  4. Falta de apetito o letargo: Los perros pueden mostrar menos interés en comer o jugar debido a malestar general.

Es importante tener en cuenta que, en casos más graves o si la enfermedad no se trata, la tos de las perreras puede progresar a neumonía, especialmente en cachorros, perros mayores o aquellos con sistemas inmunológicos debilitados.

¿Cómo se puede prevenir esta enfermedad? una medida preventiva es la vacunación. Los veterinarios suelen recomendar la vacunación anual o semestral, dependiendo de la situación y el riesgo de exposición del perro.

Si se sospecha que un perro está infectado, es crucial aislarlo y consultar a un veterinario lo antes posible. Entre los tratamientos más comunes suele incluir: 

1. Antibióticos: Si la tos de las perreras es causada por una infección bacteriana secundaria, el veterinario puede recetar antibióticos para combatir esa infección y prevenir complicaciones posteriores, como neumonía.

2. Medicamentos Antitusivos: En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para aliviar la tos, especialmente si esta es persistente y causa molestias al perro. Estos medicamentos ayudan a reducir la tos y permiten que el perro descanse mejor.

3. Medicamentos Antiinflamatorios: Si hay inflamación en las vías respiratorias, se pueden administrar medicamentos antiinflamatorios para reducir la hinchazón y mejorar la respiración del perro.

4. Fluidos y Descanso: Se recomienda proporcionarle al perro mucho líquido y descanso adecuado para ayudar a su sistema inmunológico a combatir la infección. Mantenerlo hidratado es fundamental para su recuperación.

5. Aislamiento y Cuidado: Si un perro está enfermo con tos de las perreras, se debe aislar de otros perros para evitar la propagación de la enfermedad. Además, mantener un entorno limpio y cómodo puede ayudar en el proceso de curación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios