Mascotas

El drama de las protectoras de animales en verano

Voluntaria del Centro de Salud y Bienestar Animal de Córdoba con uno de los perros del refugio.

Voluntaria del Centro de Salud y Bienestar Animal de Córdoba con uno de los perros del refugio. / Juan Ayala

Llegan las vacaciones y las protectoras de animales andaluzas se preparan para hacer frente a la peor época del año, cuando aumentan los abandonos y disminuyen las acogidas, las adopciones y el número de voluntarios, y todo ello en unas condiciones difíciles para humanos y animales, con temperaturas que a menudo superan los 40 grados.

En la Protectora de Málaga la situación en verano suele ser complicada, según explica su presidenta, Carmen Manzano, a causa principalmente de dos factores: el retorno de muchos voluntarios a sus pueblos y ciudades, estudiantes en su mayoría, y el final de la temporada de caza.

"Tememos mucho más al abandono que sufren los perros de caza, ahora que empiezan a nacer nuevas camadas. La mayoría terminan en la puerta del refugio", lamentan desde esta protectora, "saturada" además ante la llegada de crías procedentes de criaderos ilegales desmantelados por la policía.

Abandonos en vacaciones

Verónica Pozuelo, voluntaria y vicepresidenta de Arca de Noé, protectora que desarrolla su actividad desde 1997 en la ciudad de Córdoba, lamenta el notable aumento de abandonos en verano: "Los animales adquiridos durante otro momento del año sobran cuando llega la época estival".

Al irse de vacaciones, "los dueños no tienen con quién dejarlos y no están dispuestos a llevárselos o a pagar una residencia canina, por lo que recurren al abandono", sostiene Pozuelo.

Para Ana Torres, encargada en la asociación granadina Huellitas Happy, la temporada "está siendo brutal en todos los aspectos", con "un fuerte incremento de los abandonos" que atribuye, en parte, a la adopción o compra de crías en Navidad que "para cuando llega el verano y han crecido, ya no los quieren".

Medidas contra el calor extremo

Si algo caracteriza a Andalucía en verano son sus altas temperaturas. Durante esta segunda ola de calor, las provincias de Córdoba, Sevilla, Granada o Málaga han superado los 44 grados, y los perros y gatos también sufren este calor extremo.

Por eso, desde las protectoras intentan adoptar medidas que hagan más llevadera la situación. En el albergue Arca de Noé, comenta Verónica Pozuelo, "los perretes tienen su zona techada y descubierta dentro de su chenil y cuando salen al recreo llenamos con agua barreños y piscinas hinchables o les bañamos con mangueras".

En la Protectora de Málaga también mitigan el calor de los animales refrescándolos con agua: "Regamos los cheniles y patios con mangueras a diario y llenamos piscinas hinchables. Los sacamos sólo en las horas que hace menos calor y todo el refugio se cubre con toldos para que no les de el sol directo".

Protectoras como Huellitas Happy, que no cuentan con instalaciones propias, notan los efectos del calor en el estado físico que presentan los animales al rescatarlos: "Los perros, sobre todo los cachorros, llegan muy delgados, llenos de parásitos y con la barriga hinchada", asegura Ana Torres.

Con los gatos es diferente, pues desde las protectoras afirman que presentan mejores capacidades de adaptación y sus lugares de descanso, al ser más altos y tener más recovecos, les permiten mantenerse resguardados del calor.

Inestabilidad en las acogidas

Huellitas Happy se sostiene gracias a las acogidas, voluntarias o pagadas, a las que decenas de granadinos se ofrecen cada día. Sin embargo, al llegar las vacaciones de verano la disponibilidad cae en picado: "Las acogidas se te van de un día para otro. Te quedas casi sin gente".

Los estudiantes que se van al finalizar el curso universitario juegan un papel crucial: "Hasta hace poco el 60 % de mis acogidas eran estudiantes, ahora este porcentaje se ha reducido", apunta Torres.

Desde Arca de Noé valoran que el número de acogidas siempre es "variable", pero observan también un decrecimiento con la marcha de los estudiantes, que "sí pueden acoger a lo largo del curso, pero en verano ya no continúan".

Chips y castración, fundamentales

El aumento en los abandonos se nota cada verano, pero este mucho más. "En lo que va de año hemos recogido más de 200 animales", afirma Ana Torres, que advierte de la necesidad de frenar esta tendencia "castrando y poniéndole el chip a las mascotas".

Carmen Manzano añade tajante: "Cuando adoptas una mascota asumes una 'promesa' de por vida. En el momento que lo abandonas, le rompes la vida. Los dueños lo pasarán mal, no lo dudo, pero el que jamás se recuperará será el animal abandonado".

La tasa de abandono de animales en España es una de las más altas de Europa. Según datos de la Fundación Affinity, en 2022 más de 288.000 perros y gatos (170.105 y 11.352, respectivamente) fueron recogidos por protectoras de todo el país durante ese periodo, lo que representa casi el 3 % del total de animales de compañía que se estima que viven en los hogares españoles.

Las camadas no deseadas siguen siendo, un año más, el primer motivo de abandono animal en España (más de un 19 % de los casos). Les siguen los problemas de comportamiento del animal y de pérdida de interés por él, en ambos casos con un 12 %, y el fin de la temporada de caza (un 11 %).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios