Mundo

El Grupo de Lima destensa la cuerda con Venezuela

  • La plataforma latinoamericana rechaza la amenaza de la OEA para efectuar una intervención militar y derrocar el régimen de Maduro

Nicolás Maduro sonríe en el acto de Instalación del Foro de Negocios de Pekín. Nicolás Maduro sonríe en el acto de Instalación del Foro de Negocios de Pekín.

Nicolás Maduro sonríe en el acto de Instalación del Foro de Negocios de Pekín. / Prensa Miraflores

Comentarios 1

El Grupo de Lima, integrado por una docena de países latinoamericanos consideran roto el orden democrático en Venezuela, rechazó ayer una eventual intervención militar, algo que no descartó el pasado viernes el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Los doce países del Grupo de Lima expresaron en un comunicado conjunto "su preocupación y rechazo ante cualquier curso de acción o declaración que implique una intervención militar o el ejercicio de la violencia, la amenaza o el uso de la fuerza en Venezuela".

En ese sentido, abogaron por "una salida pacífica y negociada" para restaurar la democracia en Venezuela y a superar la "grave crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa ese país", por lo que reiteraron que continuarán promoviendo iniciativas para este fin en el marco del derecho internacional.

Asimismo, instaron una vez más al Gobierno de Nicolás Maduro a "poner fin a las violaciones a los derechos humanos, a liberar a los presos políticos, respetar la autonomía de los poderes del Estado y asumir su responsabilidad por la grave crisis que hoy vive Venezuela". El Grupo de Lima está formado por los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía. Esta plataforma fue creada por iniciativa del Gobierno de Perú para denunciar la rotura del orden democrático en Venezuela ante la creación de la Asamblea Nacional Constituyente, cuya legitimidad no reconoce.

En una visita este viernes a la ciudad Cúcuta (Colombia), en la frontera con Venezuela, para ver comprobar el masivo flujo de venezolanos que emigra a diario por la escasez de alimentos y medicinas, Almagro aseguró "que las acciones diplomáticas están en primer lugar" pero no se pueden descartar otras como la intervención militar, dada la gravedad de la situación.

Mientras, el presidente de Bolivia, Evo Morales, resaltó ayer que los países del Grupo de Lima rechazaran una eventual intervención militar en Venezuela y consideró que ese bloque dejó "solo" al secretario general de la OEA, Luis Almagro, al que calificó de "agente servil del imperio", "en su obsesión golpista" contra Maduro. Según el gobernante boliviano, "es una derrota del intervencionismo de (Donald) Trump y una victoria de la dignidad y coraje del hermano. pueblo venezolano y latinoamericano".

En un acto con militares en la región andina de Oruro, Morales, aliado de Maduro, indicó que "las intervenciones de carácter militar no resuelven problemas sociales, menos problemas económicos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios