TIEMPO El tiempo en Sevilla pega un giro radical y vuelve a traer lluvias

Adiós a Carmen Laffón

Carmen Laffón, la artista y sus afectos

  • El 'Semestre Laffón' culminó todos los esfuerzos por inventariar y coleccionar la prolífica obra de la creadora sevillana

Una de las piezas que se expuso en la muestra del Bellas Artes de Sevilla ‘El estudio de la calle Bolsa de Sanlúcar de Barrameda’.

Una de las piezas que se expuso en la muestra del Bellas Artes de Sevilla ‘El estudio de la calle Bolsa de Sanlúcar de Barrameda’. / José Ángel García

Desde que tuve uso de razón, el nombre de Carmen Laffón era habitual en las conversaciones entre mi padre, Paco del Río y su querido amigo, Juan Bosco Díaz-Urmeneta. Así que mi conocimiento sobre esta artista, en un primer momento, está fuertemente ligado a ellos dos. Y es que fueron personas fundamentales para la investigación y la difusión del trabajo de la pintora. Por un lado, mi padre fue el encargado de la colección de la Caja San Fernando y que con la de El Monte, tras su fusión, se convirtió en Cajasol, pudiéndose trazar un recorrido sólido sobre su producción –tal y como vimos en la exposición Carmen Laffón en la colección Cajasol (2020, Sala Velázquez)–. Por otro lado, mi querido Juan Bosco Díaz-Urmeneta se encargó el año pasado de la ardua tarea de llevar a cabo el catálogo razonado de la artista, en el que se recogen todas las obras desde un año antes de que ingresara en la Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría y hasta el 2020. También llevó a cabo el comisariado de dos de las tres exposiciones que se le dedicaron durante el Semestre Laffón.

Me gusta recordar a los dos junto a Pepe Soto conversando sobre el quehacer de Laffón. Por eso, el año pasado recibí con mucho cariño el encargo para este mismo medio de escribir las reseñas de las tres exposiciones que se llevaron a cabo dentro del semestre dedicado a la pintora: La Sal, que se celebró en el CAAC, Carmen Laffón en la colección Cajasol mostrada en la Sala Velázquez de la Fundación Cajasol y Carmen Laffón. El estudio de la calle Bolsa de Sanlúcar de Barrameda, que pudimos ver en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

'La cal: Bidón rojo'. 'La cal: Bidón rojo'.

'La cal: Bidón rojo'. / D. S.

El encargo me permitió acercarme con más profundidad al trabajo de la pintora. La Sal fue una muestra en la que se reunieron treinta y ocho piezas realizadas entre 2017 y 2020 en torno a las montañas de sal blanca de las Salinas de Bonanza de Sanlúcar. Diferentes facetas de un mismo territorio al que Laffón estaba fuertemente ligada y que ponía de manifiesto cómo toda su producción era imposible de separarla de aquellos lugares en los que se encontraban sus recuerdos y afectos. También vimos algo parecido en la exposición dedicada al estudio de la artista en la calle Bolsa y que se celebró en el Museo de Bellas Artes: una reiteración en la representación de los objetos, los materiales y de los espacios que conformaban su taller. Diferentes ángulos y puntos de vista de un espacio que para ella tuvo tantísima importancia no solamente porque fuera su primer taller sino también porque en él fraguaron muchos de los rasgos que caracterizaron su pintura: el uso de la luz para la construcción de los objetos, la creación de atmósferas o su uso tan particular del color. También, los géneros principales en los que trabajaba, como el bodegón o el paisaje. La última de las muestras incluidas en el ciclo fue la que se llevó a cabo mayoritariamente con piezas de la colección de Cajasol. En ella, pudimos recorrer cronológicamente la producción de Laffón, donde vimos sus primeras obras e influencias, pasamos por casi todos los formatos en los que la artista trabajó: dibujos, pinturas, esculturas y grabados y además, encontramos escenas tan bellas e íntimas como En Santa Adela. Mis padres en el jardín.

La organización del semestre Laffón demostró, por un lado, que la importancia de Carmen Laffón es indiscutible para el contexto del arte contemporáneo español de los últimos años y. por otro, fue ejemplarizante por el lugar que se le dio a su producción. Y es que desarrollar ejercicios de revisión y estudio como el que se llevó a cabo es fundamental para construir una historiografía justa y a tiempo. Espero que nos sigamos encontrando con tan buenos profesionales que sepan leer un momento y dar el lugar que muchas artistas merecen. Y por supuesto, con producciones tan excepcionales como la de Carmen Laffón.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios