Musicales

'El Rey León' mantiene su garra

  • El musical encara su novena temporada ininterrumpida en el Teatro Lope de Vega de Madrid con un reparto renovado

Pitu Manubens interpreta a Scar. Pitu Manubens interpreta a Scar.

Pitu Manubens interpreta a Scar. / Jacobo Medrano

Cuando hace ya un cuarto de siglo Disney estrenó en los cines El Rey León, uno de los títulos que marcaron el renacer de la factoría de animación a principios de los 90, parecía imposible trasvasar a un escenario la emoción que provocaba la película. ¿Cómo se podría conseguir esa expresividad con la que Simba y sus amigos se habían ganado el corazón del público? ¿Cómo se revivía la exuberante fauna que aparece en el filme?

Hoy, esas preguntas se antojan innecesarias: más de 100 millones de espectadores en todo el mundo se han maravillado con la versión teatral, y la prensa tampoco ha ocultado su asombro por el prodigio de inventiva y técnica de la adaptación. The Wall Street Journal nombró a Julie Taymor [la directora del montaje] "suprema hechicera del espectáculo" y el especialista del The Times, sacudido por la experiencia, manifestó sentirse "orgulloso de ser crítico". Desde que se estrenó en Nueva York en noviembre de 1997, el rugido de Simba se ha extendido por 18 países y traducido a ocho idiomas.

El entusiasmo que suscita El Rey León no ha sido menor en España: la obra ha empezado su novena temporada ininterrumpida en Madrid, y en estos meses alcanzará los 5 millones de espectadores, presumen desde la productora Stage Entertainment. Esta historia con ecos de Shakespeare, que reflexiona sobre conceptos como el destino y la lealtad, sigue teniendo un magnetismo irresistible. La versión que se representa en el madrileño Teatro Lope de Vega ha registrado llenos en las más de 3.500 funciones programadas hasta la fecha, y los espectadores parecen dispuestos a seguir adentrándose en la selva para recorrer el ciclo de la vida y sentir ese amor del que hablaban las canciones ideadas por Elton John y Tim Rice.

"Prácticamente es una compañía nueva. Hay una energía especial”, dice Fela Domínguez

Al poderoso despliegue técnico que posee El Rey León hay que sumar el atractivo de un reparto renovado: la mexicana Fela Domínguez, que ya cautivó con su voz al público de la Gran Vía con El Guardaespaldas, es Nala; la sudafricana Lindiwe Mkhize, que encarna en España ahora a un personaje que ha defendido durante más de una década en el West End londinense, Rafiki; y el catalán Pitu Manubens, que se mete en la piel del pérfido y sofisticado Scar, dentro de un elenco que lidera el brasileño Tiago Barbosa como Simba.

"En total creo que somos 15 artistas diferentes", calcula Fela Domínguez sobre el equipo artístico. "Prácticamente es una compañía nueva, y por eso se respira una energía especial, de mucha pasión, en el escenario. Pero al mismo tiempo aprendemos de los que ya estaban", asegura esta intérprete que resalta la "precisión" con que hay que actuar en esta obra. "El Rey León es perfecto, una belleza... Pero eso requiere mucha concentración con respecto a los movimientos. Si tú estás fuera de lugar se te puede atravesar una hiena, le puedes pegar a un bailarín... En El guardaespaldas yo sentía que estaba haciendo un show en vivo, lo vivía más como cantante, pero esto es mucho más difícil".

Una escena de 'El Rey León'. Una escena de 'El Rey León'.

Una escena de 'El Rey León'. / Jacobo Medrano

Domínguez, no obstante, sabía a lo que se enfrentaba: había trabajado en El Rey León en México antes de que un personaje heredado de Whitney Houston se le interpusiera en el camino. "Creo que ahora Nala es más fuerte que cuando la interpreté allá. Ahora le puedo aportar una madurez, una experiencia que antes no tenía", explica la actriz, fascinada con una heroína a la que también ha doblado [en la versión que se ve en Hispanoamérica, no en España] en la nueva película. "Nala tiene fe, es guerrera, no se da por vencida. Me gusta verla como alguien fuerte que tiene mucho que decir en un tiempo en el que las mujeres estamos generando un cambio", sostiene.

Manubens también disfruta con el carismático Scar. "Los malos son muy divertidos", señala. "Y él es tan cambiante y retorcido que me permite cierta libertad para dejarme llevar", prosigue un intérprete que admite no haber visto el musical de El Rey León antes de ser escogido para el proyecto. "Y cuando lo vi acabé llorando por todo lo que transmitía, pero también un poco abrumado por toda la complejidad que tiene. Cada actor utiliza una técnica para representar a un animal, cada uno de nosotros se tiene que especializar en el personaje que hace. En mi caso lo más llamativo es el peso del traje, de unos 15 kilos, y el movimiento de la máscara", explica el actor, visto en montajes como Billy Elliot o El jovencito Frankenstein y el ejemplo de la completa formación que hoy tienen los intérpretes de musicales: él ha recibido cursos de canto, claqué, sevillanas o esgrima. "En nuestro país se da mucho lo de coger a caras conocidas para vender entradas. Yo necesitaba suplir eso de alguna manera, y esa manera era preparándome. Así", opina, "cada vez dependes menos de la suerte o de la fama que tenga otro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios