Los días en Vermont (VII)

¿Somos los mismos que cuando éramos jóvenes? ¿Acaso hemos traicionado las promesas que nos hicimos entonces? Son las preguntas que se hacen unos amigos de la infancia que vuelven a reunirse en el escenario de sus veranos felices. Uno de los integrantes de la pandilla, Gustavo, ha comprado el edificio donde pasaban las vacaciones con la intención de hacer pisos, y el grupo se reúne para celebrar una despedida simbólica. Todos van al encuentro con cierto recelo, pero, sin embargo, encontrarán en esa cita una inesperada comunión entre ellos...¿Qué ha sido de esos cínicos hastiados de la vida que habían venido a ajustar cuentas o a sacar las navajas? ¿Acaso necesitaban perdonarse?.