Festival de Guitarra de Sevilla | Crítica

Júbilo y emoción De la Luz

El guitarrista onubense Manuel de la Luz fue anoche el protagonista del Festival de Guitarra de Sevilla. El guitarrista onubense Manuel de la Luz fue anoche el protagonista del Festival de Guitarra de Sevilla.

El guitarrista onubense Manuel de la Luz fue anoche el protagonista del Festival de Guitarra de Sevilla. / Grupo Joly

Un concierto hecho con mucho cariño y a la vez muy minucioso. Manuel de la Luz es un guitarrista perfeccionista que pule las falsetas hasta dejarlas en su esencia. Su música es intrincada, aunque sin extravagancias armónicas, por la cantidad de información que incluye en cada frase musical. Su obra es por tanto generosa y cálida al mismo tiempo, como pudimos apreciar en el recital de anoche. Muy intensa. Buena parte del recital fue de pura guitarra de concierto.

Así la taranta que abrió la noche, muy personal y al mismo tiempo con mucho sabor minero. Con algo dramático pero pudorosamente escondido tras una técnica portentosa. También la soleá, serena, directa, pulcra. La granaína trascurre asimismo entre el peso que viene de la tradición y la actualidad que le aporta la enorme calidad musical de su autor. Una de las novedades de la noche fue la seguiriya, en la que, sobre el tema rotundo, visceral, se suceden las variaciones armónicas a la guitarra y con el contrapunto melódico de la armónica, que aporta dulzura y fantasía.

Aunque tal vez el tema que me gustó más fue la guajira que es al mismo tiempo sentimental y jubilosa. Olivia Molina intervino en el homenaje a Morente que supusieron los tientos y tangos, con las melodías de La leyenda del tiempo y Aunque es de noche respectivamente, esto es, la lírica de Lorca y de San Juan de la Cruz. Y también en los poderosos fandangos de Huelva. Un par de descargas de energía por bulerías completaron un recital redondo de uno de los grandes nombres de la guitarra actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios