Sevilla Guitar Dúo / Frederik M. Larsen | Crítica La guitarra que se mira y se mira

El solipsismo del universo guitarrístico es conocido, y de ello suelen quejarse los propios guitarristas. Siempre los mismos en los mismos festivales sólo para guitarristas repitiendo programas típicos de guitarristas. Programas como los de este concierto doble: por un lado, transcripciones de la gran trilogía del nacionalismo español (con un preludio españolísimo de Sor); por el otro, miniaturas evocadoras de Llobet y Tárrega con final en Falla, su única obra para el instrumento: el poderoso Homenaje a Debussy.

Bernier y Duro son dos de los mejores guitarristas andaluces de la actualidad. Han decidido formar dúo, y en el camino han vertido y homogeneizado sonido y personalidad, mostrando la limpieza y el refinamiento de su trabajo como solistas, ahora en conjunción asombrosa. Tocaron con un control extremo, sin desbordar nunca los límites del buen gusto ni en el color ni en el sentimiento. Brilló especialmente el fraseo evanescente, impresionista de Evocación como los matices dinámicos de la Danza del molinero.

En su formato de dúo, Bernier y Duro han homogeneizado su sonido

El danés Larsen fue de menos a más (demasiados roces al principio), en un programa que pedía capacidad para el detalle nimio, el dibujo de caracteres y la capacidad para la fluidez agógica, que fue puliendo con el transcurso del recital (magistral Lágrima) hasta un final falliano con la gravedad y la sutileza que la obra requiere. El festival debería revisar un modelo que, tras nueve ediciones, sigue sin atraer al público que su propuesta artística merece, pero al que a veces castiga sin sentido (o sin programa).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios