Solistas ROSS | Crítica

Ligeras postales francesas

Morelló, Postnikova y Milman en el Espacio Turina.

Morelló, Postnikova y Milman en el Espacio Turina. / Guillermo Mendo

El violonchelista Mikhail Milman sustituyó a la enferma Sasha L. Crisan para esta matinal amable, dominada por la melodía y las evocaciones pintorescas. Y el profundo sonido del violonchelista ruso empastó admirablemente con el ágil piano de Postnikova y la flauta serena de Morelló.

En las Tres acuarelas de Gaubert, esos graves de Milman dieron oscuridad a un dibujo que adopta la perspectiva atmosférica del Debussy más impresionista (aunque sólo eso; el talento del autor de Pelléas et Mélisande le pilla a Gaubert más lejos), con una línea bien perfilada en la flauta y unas armonías más difusas, especialmente en la pieza lenta central. Aunque inglés de nacimiento, Eugène Goossens era hijo del famosos violinista y director belga del mismo nombre, y sus Five impressions of a Holiday beben tanto del lirismo de la música de salón inglesa como del pintoresquismo de cierto romanticismo francés, con toques orientalistas ("La iglesia del pueblo", con esas escalas pentatónicas en el piano) y una factura general de música ligera.

El Trío juvenil de Debussy (aquí con una flauta en lugar del violín del original) incluye un primer movimiento de un academicismo acartonado y otros tres movimientos que tienen mucho que ver con la música de salón del París belle époque y muy poco con la del compositor que estaba a punto de poner patas arriba el mundo artístico parisino.

Al programa, tan modosito, tan suave, tan poco arriesgado, respondió el trío de intérpretes con absoluta excelencia por claridad, compenetración y pulcritud técnica. La música no pedía más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios