TOMAS LLORENS | OBITUARIO Tomás Llorens, el arte y la fuerza del pensamiento libre

  • Fallece a los 85 años el crítico de arte e historiador que impulsó el Reina Sofía y fue conservador jefe del Thyssen-Bornemisza desde su creación en 1991 hasta 2002

Tomas Llorens, academico de Bellas Artes de San Fernando.

Tomas Llorens, academico de Bellas Artes de San Fernando. / Fernando Díaz (Efe)

Un desfile que no cesa. Hoy Tomás Llorens (Almassora, Castellón, 1936) uno de nuestros más sólidos bastiones culturales. Me decía hace unos meses, "tengo cada día más ganas de trabajar, aunque, por desgracia, menos fuerzas y menos tiempo para ello. La vejez es una etapa curiosa de la vida". Mientras consideró que su enfermedad crónica no le acarreaba molestias graves, se mantuvo firme desde su casa en Les Rotes de Dénia. Escritos y exposiciones le mantenían en primera línea. "Las hago con mi hijo Boye, que asume cada vez más responsabilidades en el trabajo conjunto".

Su última muestra antológica fue la dedicada a Antonio López. La colaboración de Boye vino a darle el apoyo necesario también para proseguir el catálogo razonado de la obra de Julio González, centro de la colección del IVAM de Valencia, en cuya creación se implicó en 1984, siendo Director General de Patrimonio Artístico, con Ciprià Ciscar como Coseller de Cultura de la Generalitat Valènciana. Con Carmen Alborch al frente del IVAM, Llorens marcha a Madrid a impulsar el Reina Sofía en 1988, y el Thyssen en 1991, del que fue conservador jefe hasta 2005, en que cesó para pasar al Patronato de la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, en el que coincidimos en los años siguientes.

Con IVAM, Reina Sofía y Thyssen integra la mayor contribución profesional al nuevo escenario de los centros de arte contemporáneo español. Su conocimiento era inmenso, y sus planteamientos museísticos de una poderosa intensidad. Su solidez operativa adquirió fuerza en el proceso cultural de la transición. Participa muy intensamente en la exposición Vanguardia artística y realidad social en España 1936-1976 para la Bienal de Venecia de ese año. Algunos tuvimos el privilegio de colaborar en un proyecto cuyo liderazgo tenía a Llorens como uno de sus protagonistas principales, junto a Valeriano Bozal y Alberto Corazón.

No se deben olvidar sus fundamentos. Su campo de estudio e investigación le hizo penetrar en la semiótica, tan fuerte entonces, y su operatividad arquitectónica y artística. Profesor de estética en la Escuela de Arquitectura de Valencia, fue decisivo en la coordinación del importantísimo Symposium sobre Arquitectura, Historia y Teoría de los Signos, celebrado en Castelldefels (Barcelona) en marzo de 1972, y en las actas publicadas por el Colegio de Arquitectos de Cataluña. Crucial su estancia en Portsmouth enseñando historia y teoría de la arquitectura moderna. Tiempo en el que confrontamos sobre la figura de Manfredo Tafuri.

El tiempo ofrece el gozo de la diversidad. Creo pertinente decir que le irritaba la política, especialmente la política cultural. Y no solo hablaba de España: "lo peor es el resto del mundo". "Especialmente irritantes son las nuevas tendencias izquierdistas derivadas del mundo universitario norteamericano, cada vez más pueriles, ñoñas, confusas y nocivas ¡Qué diferencia con el discurso político-cultural italiano que vivimos en los años 1960-1970!".

Cuando las fuerzas declinan, brilla la clarividencia. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios