Literatura

El argentino Guillermo Martínez gana el Nadal con 'Los crímenes de Alicia'

  • El autor regresa al universo de 'Los crímenes de Oxford', su novela más exitosa, adaptada al cine por Álex de la Iglesia, para plantear una nueva novela policial "de estilo inglés", esta vez en torno al clásico de Lewis Carroll

El escritor argentino Guillermo Martínez, tras el anuncio del fallo. El escritor argentino Guillermo Martínez, tras el anuncio del fallo.

El escritor argentino Guillermo Martínez, tras el anuncio del fallo. / Andreu Dalmau (Efe)

El escritor Guillermo Martínez se ha hecho este domingo, ya al filo de la medianoche, con el Premio Nadal por la novela Los crímenes de Alicia, una obra que comparte ambientación y protagonistas con su anterior novela, Los crímenes de Oxford.

Con aquel libro, publicado en 2003 y ganador del Premio Planeta en su edición argentina, el autor argentino, matemático de formación, sorprendió con una eficaz combinación de intriga policíaca y divulgación científica, su otra gran pasión, que le valió miles de lectores en su país y, años después, la taquillera adaptación al cine que firmó el director español Álex de la Iglesia.

En Los crímenes de Alicia, Guillermo Martínez (Bahía Blanca, Buenos Aires, 1962) regresa a ese mismo universo y a los personajes creados por él entonces, un sabio profesor, Arthur Seldom, y Martin, su brillante y joven discípulo. Ambos, de nuevo, como en aquella ocasión, se verán en la apurada tesitura de resolver unos complicados asesinatos que ocurren en el seno de la antiquísima Universidad de Oxford, con su halo legendario y literario. Y esta vez el reto para los dos detectives aficionados será desentrañar los misteriosos guiños que parece ofrecer cada funesto crimen a uno de los mayores clásicos de la literatura juvenil de todos los tiempos, la novela Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll.

Con este premio, que se ha fallado en el Hotel Palace de Barcelona como dicta la costumbre, el escritor argentino se embolsará 18.000 euros, la dotación en metálico de este prestigioso y longevo galardón que desde hace 75 años convoca la editorial Destino (Grupo Planeta). Y de paso, todo apunta a ello al menos, desembarcará con paso aún más firme en el mercado español tras su muy exitosa andadura en el de su país.

Infierno grande (1989), La muerte lenta de Luciana B. (2007) y Yo también tuve una novia bisexual (2011), en el apartado novelístico, y el volumen de cuentos Una felicidad repulsiva, con el que logró el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez en 2014, se cuentan junto a Los crímenes de Oxford (que en Argentina se publicó originariamente con otro título, Crímenes imperceptibles) entre las obras destacadas de su trayectoria hasta la fecha.

"Estoy inmensamente feliz. Éste es el premio que soñaría cualquier escritor", ha reconocido Martínez, orgulloso de formar parte ya de la historia de un galardón que recibieron autores –ha citado él mismo con orgullo– como Carmen Laforet, Francisco Umbral y Ana María Matute.

En su novela, ha añadido, el lector encontrará "mucha lógica, mucha filosofía y algunas de las muchas facetas de la vida de Lewis Carroll". Todo ello, ha especificado, en el molde de las novelas policiales "de estilo inglés", en las que "es necesario averiguar quién es el asesino" y en las que se produce "un pacto entre el lector y el autor, porque el lector sabe que el autor tratará de engañarlo", una característica del popular género que a Martínez le agrada especialmente.

El jurado de esta edición ha estado compuesto por Alicia Giménez Bartlett, Care Santos, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello y Emili Rosales, que ha proclamado el fallo entre las cinco finalistas seleccionadas de las 343 obras presentadas en esta edición.

En el mismo acto, como es tradición, se ha anunciado también el ganador del Premio Josep Pla, para prosa escrita en catalán y dotada con 6.000 euros, que en su quincuagésima primera edición fue a manos del dramaturgo Marc Artigau, autor de la novela La vigília.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios