proyectoeLe | Crítica

El canto de la naturaleza

proyectoeLe en el Espacio Turina

proyectoeLe en el Espacio Turina / P.J.V.

En Las cuatro estaciones de Matthew Whittall, pequeños preludios electrónicos, llenos de grabaciones de pájaros y de murmullos de agua, preceden a cada una de las cuatro piezas compuestas sobre otros tantos haikus del poeta japonés Santöka Taneda. Fue la más compleja y audaz apuesta del conjunto proyectoeLe para este concierto, ya que las obras están hechas de capas simultáneas y sucesivas, en las que casi siempre hay algo que permanece constante (a veces con notas tenidas a modo de bordones, otras mediante microrrepeticiones) y algo que se está moviendo por encima a distintos niveles. Carlos Cansino logró mantener la claridad y profundizó de forma extraordinaria en los matices: aunque la mayor parte del tiempo las piezas se mueven en dinámicas por debajo del mezzoforte, hay pequeños estallidos (ese forte en medio del pasaje nevado a punto de convertirse en silencio), pasajes solistas, parloteos, silbidos, sonidos difónicos... que van metamorfoseando continuamente las texturas, con continuas divisiones de las voces del conjunto, y Cansino logró integrar todos los elementos en una visión orgánica, unitaria.

El grupo sevillano parece preferir la riqueza de la irregularidad en la emisión de sus voces que la belleza impersonal que dan la homogeneidad y el empaste absolutos. En As one listens to the rain (sobre el poema de Octavio Paz Como quien oye llover) hay rastros de escritura minimalista a partir del verso del que sale el título de la obra que se repite una y otra vez como estribillo, y en cada nueva aparición el color y la articulación de las voces parecían modificarse, tal vez en un efecto buscado por el mismo compositor o querido por el director de proyectoeLe.

El concierto había empezado con siete de los once números de Kosmos, una obra escrita por el sueco Arne Mellnäs en 1995 a partir de otros tantos poemas de compatriotas sobre temas vinculados a la naturaleza. Música muy diversa, con imágenes del agua (de la lluvia al oleaje marino), parlatos, jadeos que simulan respiraciones agitadas, fluir del aire, murmullos insistentes, un universo en sí misma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios