El Íbex 35 cerró la sesión de ayer prácticamente plano al retroceder solamente un 0,02% y quedarse por encima de los 9.800 puntos (9.801,7) en una nueva jornada de dudas tras los máximos revalidados la víspera.

En España, la principal referencia para el mercado fue la subasta de deuda en la que el Tesoro colocó 4.642 millones de euros en letras a seis y doce meses, que de nuevo ahondaron en sus mínimos históricos, con intereses negativos.

La compañía de infraestructuras de telecomunicaciones se impulsó un 2,17%, seguida por Dia, que avanzó un 1,11% en la sesión. Indra (+0,73%), Técnicas Reunidas (+0,7%), Telefónica (+0,54%) e Iberdrola (+0,5%) les siguieron el ritmo.

La mayoría de los bancos cerraron la jornada en positivo, con Popular (+0,46%) y Bankinter (+0,45%) en cabeza. También experimentaron ganancias Sabadell (+0,33%), Bankia (+0,3%) y Santander (+0,05%), mientras que Caixabank (-0,63%) y BBVA (-0,15%) cerraron en rojo.

El farolillo rojo de la jornada fue Acerinox (-1,73%), al que siguieron en terreno negativo Meliá (-1,63%), Grifols (-1,58%), IAG (-1,19%) y ArcelorMittal (-0,93%).

En el resto de grandes plazas de Europa también se impusieron las ventas, ya que París perdió el 0,35% y Londres, el 0,15%, mientras que Fráncfort y Milán cerraron con precios muy similares, al avanzar el 0,06% y el 0,03%, respectivamente.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se situó en los 140,2 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,731%. En el mercado de divisas, el euro se intercambió por 1,05748 dólares.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios