Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Colegio y crisis asmática

Es preciso formar al profesorado que tendrá que atenderles durante el horario lectivo

Uno de cada diez niños en edad escolar tiene asma, según datos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap). Durante la etapa escolar, los niños pasan el 30% de su tiempo en la escuela, tiempo al que debe añadirse el dedicado a las actividades extraescolares. En el ámbito escolar, se ha estimado que podría haber una media de dos a tres niños por clase con asma según datos de 2008, por lo que es muy probable que desarrollen síntomas en horario lectivo. Además, a pesar de haber sido diagnosticados y de recibir tratamiento, la mayoría de estos niños no alcanzan un control deseable del asma y se ha estimado que el 70% no están bien controlados, tal y como apuntan los datos publicados en Archivos de Bronconeumología, la revista científica de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.

La publicación pone de manifiesto que los programas educativos de asma están normalmente dirigidos a los alumnos, pero también es preciso formar a los profesores y miembros de la escuela que tendrán que atenderlos durante el horario lectivo. Según un estudio publicado en "Anales de Pediatría" la realización de una intervención educativa a los profesores mejoraba su nivel de conocimientos y de manejo del asma.

Con la vuelta al colegio aumentan las crisis asmáticas. "Con el comienzo del curso los menores entran en contacto de nuevo con otros compañeros, lo que suele traducirse en un incremento de las infecciones respiratorias, una mayor exposición a los ácaros de polvo y más posibilidades de cambios de temperatura y humedad, que son propios del mes de septiembre", afirma el doctor Jaime Lozano, miembro del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de la Seicap.

Retomar la medicación preventiva tras la vuelta de las vacaciones puede contribuir a reducir el riesgo de crisis asmática durante el otoño, según advierten desde Seicap. El tratamiento preventivo o de mantenimiento, profiláctico o continuo se utiliza cuando el niño padece síntomas de asma u otras alergias de forma repetida o grave. "En el caso del asma, consistirá principalmente en corticoides inhalados y su objetivo es evitar la sintomatología o hacerla lo más leve y menos frecuente posible, para reducir las posibilidades de sufrir una crisis y no tener que recurrir a la medicación de rescate", explica la doctora Cristina Ortega Casanueva, miembro del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de Seicap.

Además los expertos de SEICAP recomiendan practicar deporte para mejorar el control del asma. Según un estudio publicado en la "Sao Paulo Medical Journal" el entrenamiento físico mejora significativamente la captación de oxígeno, por lo que se recomienda la práctica de ejercicio de manera regular en los niños con asma. Tal y como señala el doctor Luis Moral, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de la Seicap, "los síntomas del asma y la rinitis provocan un aumento del absentismo escolar e influyen en el rendimiento académico". Es lo que hay. Seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios