Tras la crisis de Gobierno, ¿elecciones andaluzas con Garzón y Olona...?

Las diez negritas.

Las diez negritas. / M. G.

Crisis de Gobierno. Crisis de un Gobierno en crisis según las encuestas. El bloque andaluz, cuyo peso es equiparable al helio, pierde una vicepresidencia, la portavocía, también Justicia... Pero, claro, ahora ya no hay que disgustar a Susana Díaz. Garzón resiste, pero sólo porque ésta es la crisis de la parte PSOE, y se pospone la crisis de la parte autónoma de Unidas Podemos. ¿Quién dudaba de que eran dos gobiernos?

Toca nuevo relato: el Gobierno de la recuperación. Iván Redondo se ofreció a tirarse "por un barranco" por el presidente; y parece que el presidente le tomó la palabra. Ya se verá, en fin, si esta crisis provoca un cambio en la dinámica del Gobierno; de momento, lo único seguro es que no va a cambiar la dinámica de la oposición.

1.- Cuca Gamarra

"Cambiar los guiñoles no sirve de nada en el Gobierno de Sánchez si los independentistas siguen moviendo los hilos y él sigue al frente de ese Gobierno... No son los ministros, el problema es el presidente".

2.- Inés Arrimadas

"Todo lo que no sea cambiar a Sánchez de presidente del Gobierno será solo un cambio de caras".

Suma y sigue.

Próxima estación: Andalucía

Ya sea en la temporada otoño-invierno de 2022, en primavera, o incluso antes de concluir 2021... En el proceso influirán diversos factores, desde el reparto de fondos y los agravios de financiación a la respuesta independentista tras los indultos, pero también asuntos aparentemente menores como el consumo de chuletones. ¿La futura salida de Garzón del ministerio, ahora abortada por Yolanda Díaz para que Sánchez no toque en sus predios, lo traerá de candidato a Andalucía? Esa podrá ser la coartada para darle una salida honrosa haciéndole un Illa. Ese sería, por demás, un nuevo argumento para quienes invocan a Olona como se invocaba a Manitú antes de la batalla.

El culebrón de Granada también tendrá impacto, porque deja exangüe a uno de los socios del Gobierno andaluz, después de que la mitad de Ciudadanos siguiera al PP en la ruptura y la otra mitad se haya reintegrado bajo protección del PSOE. Ciudadanos queda vacío, kaputt. Eso va a contribuir a que no haya adelanto porque Cs necesita diferir las urnas al máximo para tratar de recuperar pulso –"un bunker", define Marín el gabinete– aunque algunos aprovechen para especular: ¿se pueden lograr seis parlamentarios con los que provocar una moción en Andalucía? ¿Hasta dónde llegará Hervías por su lado? A Ciudadanos se le estrecha mucho el campo en Andalucía, porque Moreno se sitúa netamente en el centroderecha, y a su vez Espadas, que ya ha mostrado feeling con el votante de Ciudadanos, en el centroizquierda. El duelo andaluz será en el centro, mirando al centro... aunque la irrupción de Garzón o/y Olona daría protagonismo también a los extremos.

Y esto, en fin, es en verano, sin margen legal para adelantar, entre el sonido de las chicharras y las tardes tórridas de nada. Es la paradoja: algo que no está en agenda –el presidente andaluz ha descartado adelantar– está omnipresente en la agenda.

Granada, cambalache

Granada va a ser, es ya, algo más que un asunto local. Para Ciudadanos, el impacto será formidable. El PSOE recupera la alcaldía y Espadas se apunta su primer éxito como secretario general antes de ser secretario general. Si el Cid ganaba batallas después de muerto, Espadas ha ganado una batalla en el cargo antes de tener el cargo. Ya se verá si finalmente la victoria tiene un precio, a plazos.

3.- Luis Salvador

"A día de hoy, estamos como estamos. Mañana ya veremos.... absoluta lealtad con el nuevo alcalde".

4.- Francisco Cuenca

"Yo estoy convencido de que ellos no han hecho ninguna acción de transfuguismo. Lo que sí es verdad es que son parte de un lío en el que nos habían metido a la ciudad de Granada y han decidido que tenía que acabar. Eso tiene mucho de sentido común".

5.- José Luis Ábalos

"Se recupera la normalidad en Granada con una solución natural".

El nuevo alcalde tenía motivos para disfrutar del desenlace. Allí estaban Ábalos, Espadas, Celis... ¿Solución natural? Bueno, la derecha sumaba mayoría. Pero ya se sabe que la Teoría del Partido más Votado sólo se esgrime cuando eres el partido más votado; y el transfuguismo sólo existe cuando te perjudica a ti. Por eso el nuevo alcalde se apresuró a negar transfuguismo, aunque alterar las mayorías rompiendo la disciplina de partido es lo que define éste ante todo. Ya se verá dónde acaban Salvador y Huertas, en qué nómina. Pacto había, de ahí la presencia de los popes, y Espadas agradeció a los tránsfugas "que actúen con coherencia". Está por ver que el oportunismo superviviviente de Luis Salvador sea un éxito, pero de momento no hay duda de que su hoja de ruta no se rige por la coherencia. La onda expansiva de Granada aún está en curso.

Cortesías en el centro

Comparecencia del presidente andaluz, algo más cómoda que un Debate sobre el Estado de la Comunidad siendo un Debate sobre el Estado de la Comunidad. Espadas no es el portavoz, pero aguardó a Férriz en el exterior para que se visualizara la jerarquía mientras Susana Díaz tenía allí cierto aire a la señora Danvers en Manderley. La nueva portavoz portó la voz de Espadas, no del susanismo aún al frente.

6.- Juan Espadas (por boca de Ángeles Férriz)

"Por eso le hemos preparado tres alianzas para Andalucía, tres líneas estratégicas, tres gestos de presente y tres oportunidades de futuro: Sanidad, Juventud y Municipalismo. Tres alianzas del PSOE de Andalucía".

7.- Juanma Moreno

"Agradezco el tono de que podemos llegar a acuerdos… en el futuro veremos si de las palabras llegamos a los hechos".

El presidente andaluz entiende la coreografía del PSOE pero es lógico que exprese cierto escepticismo. La gestualidad del espadismo es conciliadora –mucho más cerca del zapaterismo de 2003 que del sanchismo en la oposición del no es no– pero de momento está en funciones. Moreno sabe que su imagen de moderación es un patrimonio, y mantiene la mando tendida, aunque ya hay quien desde la izquierda trata de retratarlo como un Bambi con colmillos bajo maneras suaves. No se puede estar en política sin colmillos, eso es obvio, y es cuestión de tiempo, o de calendario electoral, que aparezcan las dentelladas. Pero de momento el centro es, por decirlo cervantinamente, un archivo de cortesías.

Vox... piensa en Olona

Vox disfruta estos días con el desmoronamiento de Ciudadanos, y exageran la alarma antes esas cortesías de PP y PSOE, que en realidad no les disgustan: saben que cualquier hipótesis de grossen koalition es inviable, pero esas a ellos esas cortesías les vertebra el discurso para presentarse como única garantía contra el regreso del PSOE.

8.- Manuel Gavira

"Andalucía necesita que vuelva la confianza entre ustedes y nosotros para que el cambio no quede en un recambio. El cambio no es arrimarse a los socialistas".

Vox sabe que la mayoría de la derecha será con ellos o no será. Pero también saben que con los porcentajes de Madrid, sucedería como en Madrid. La aparición de Olona en la crisis de Granada, por donde es diputada, ¿avanza algo?: "Luis Salvador actúa al más puro estilo de una garrapata política". Vox tendrá más protagonismo en la aritmética que salga de las urnas, pero necesitan un porcentaje que les dé protagonismo en la aritmética del Gobierno andaluz.

¿Y Garzón con UPxAND?

La crisis del chuletón resulta chusca en muchos sentidos –entre otros, porque un presidente desautorice destemplada y cínicamente a un ministro por algo que es parte de su propio Plan España 2050 presentado apenas hace siete semanas, aunque cabe sospechar que Sánchez no se lo leyó, claro– pero quedará como un hito: desautorizar a un ministro simplemente informando de cómo te gusta el chuletón.

9.- Pedro Sánchez

"A mí donde me pongan un buen chuletón al punto…Eso es imbatible".

Los ministros de Podemos no los pone Sánchez sino Yolanda Díaz. La salida de Garzón, por tanto, va más allá del desdén de Sánchez. Pero es poco verosímil que sobreviva después de haber sido puesto a la parrilla mediática por el presidente como San Lorenzo, vuelta y vuelta. La mejor salida de Garzón será hacerle un Illa para que pelee en Andalucía por el espacio del viejo comunismo. En definitiva él ha escrito que "el comunismo es más necesario que nunca" en su libro Por qué soy comunista.

Ayuso: la oposición soy yo

Al PP le ha venido un ciclo fácil para hacer oposición: con los indultos, aunque por momentos se hayan pasado de frenada, o con la retirada oportunista de las mascarillas que ya empieza a dar dolores de cabeza a un Gobierno quemado, tanto como para precipitar una crisis de Gobierno. También con la polémica de los chuletones, dando cancha al PP para denunciar el intervencionismo de la izquierda en la vida de la gente: los viejos clérigos alertaban del peligro de la carne... y los nuevos clérigos también.

Hay mucho en esto del aznarismo sociológico de aquel chusco "¿Quién te ha dicho a ti las copas de vino que yo tengo que beber o no tengo que beber?". Ahora chuletones, otra pasión nacional. El propio Garzón, con el aceite y el jamón en nutriscore, ya desató una campaña del PP mostrando sus desayunos con buen aceite y jamón. Ahora muestran sus carnes. El PP andaluz tira ahí de populismo, a veces patinando, como Zoido en el rol de zampa...filetes empanados con aceite rancio. Claro que en ese terreno libertario la campeona es Ayuso. De hecho, a Génova se le ha puesto una oposición más o menos fácil a Sánchez, pero su problema ahora es Ayuso postulándose como líder nacional. Esa es la mayor amenaza ahora mismo; y a ver cómo le hacen oposición.

10.- Isabel Díaz Ayuso

"Vamos abocados a un cambio de régimen"/ "España está secuestrada en manos de minorías que la odian y nos recuerdan cada día que quieren acabar con ella"/ "A un presidente autonómico no sólo debe importarle su terruño".

Pues eso. La crisis de Gobierno puede leerse así: Ayuso le ha ganado la mano a Sánchez. O quizá así: Miguel Ángel Rodríguez le ganó la partida a Iván Redondo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios