Análisis

fernando faces

San Telmo Business School

Por un Gobierno estable

Es la primera vez en la historia de la bolsa que el Íbex sube tras unas elecciones generales. En las ocho últimas bajó. La prima de riesgo se ha reducido hasta 98,6. Y es que Europa ha respirado aliviada al comprobar que los partidos extremistas no van a ser relevantes para conformar el Gobierno. Bruselas también se reconforta ante el talante europeo del nuevo Gobierno, y los mercados financieros valoran la posibilidad de un Ejecutivo estable. Podría haber sido peor; el acceso al poder legislativo y ejecutivo de los partidos extremistas en España es menor que en Europa. Tan sólo en Irlanda, Portugal, Malta y Luxemburgo los partidos populistas no han accedido al poder.

Inversores y empresarios están a favor de una coalición del PSOE-Ciudadanos. Aportaría moderación, estabilidad económica y financiera, y compromiso con Europa. Más preocupante es la coalición del PSOE con Podemos y los partidos separatistas ya que no garantizan la estabilidad financiera ante la previsible subida de impuestos y de gasto público, y la amenaza de derogación de las reformas que han sacado a España de la recesión. También preocupa un Gobierno en solitario, por su inestabilidad y debilidad para hacer frente a las reformas estructurales pendientes. Ciudadanos niega que tenga intención de apoyar al PSOE. Pero no sabremos su decisión definitiva hasta después de las elecciones municipales. Las presiones que recibirá de todos los estamentos económicos y financieros y civiles serán brutales. Ciudadanos se debatirá entre los intereses de un partido que aspira a tomar relevo del liderazgo de la derecha o abandonar a España en manos de una coalición de extrema izquierda y separatistas, que, según sus propias palabras, no garantiza ni el bienestar ni la unidad España. Caería en una gran contradicción.

Por motivos electorales, al PSOE no le interesa desvelar la coalición deseada. Aunque no le desagrada la alternativa de gobernar en solitario. Sus preferencias las manifestará después de las elecciones municipales y autonómicas. Mientras tanto, no habrá negociaciones. Ante las próximas elecciones no conviene precipitarse en formar Gobierno, a pesar de la amenaza de desaceleración económica. Sin embargo, necesitamos cuanto antes un Ejecutivo estable. La desaceleración económica es ya evidente y no podemos descartar que cualquier momento se convierta en recesión, como ya ha ocurrido en Italia y casi en Alemania.

Es verdad que España está ofreciendo una gran resistencia. Los últimos datos del INE confirman que en el primer trimestre de 2019 España sigue creciendo a una tasa anual del 2,4% y trimestral del 0,7%. Pero ante los desequilibrios macroeconómicos que todavía persisten, alto endeudamiento externo, baja productividad y elevado desempleo, cualquier shock externo podría ponernos en una situación de insolvencia, como ya ocurrió en 2012. La alta dependencia de España de la financiación exterior es la clave de nuestra gran vulnerabilidad. Por esta razón pedimos a los partidos políticos -fundamentalmente, al ganador- que no jueguen con fuego, y que cooperen en la formación de un Gobierno moderado y estable lo antes posible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios