Enfermedades infecciosas Sanidad mantiene una vigilancia activa ante posibles nuevos casos de estreptococo A tras la muerte de 2 niños

La jornada fue con tendencia a la baja en los principales índices estadounidenses y de Europa ante la incertidumbre de los inversores sobre el inicio de una progresiva reducción de los estímulos monetarios de la Fed tras constatarse la aceleración de la creación de empleo en julio en EEUU. A ello se unió la preocupación por las consecuencias de la expansión de la variante delta y las presiones inflacionistas sobre el crecimiento económico. El foco de atención del mercado se sitúa en el dato de la inflación en EEUU, que se publicará mañana, y en la reunión de bancos centrales de Jackson Hole a finales de este mes.

En esta coyuntura, Jens Weidmann, del Consejo de Gobierno del BCE y gobernador del Bundesbank, señaló que no deben descartarse en la Eurozona un incremento de los precios superior al proyectado de un 1,9% anual en el conjunto de este año, por lo que la autoridad monetaria europea debería de actuar si ésta aumenta de forma sostenida.

Paralelamente, los inversores evalúan las implicaciones en la senda de crecimiento de la expansión de la variante delta, especialmente en EEUU y en Asia-Pacífico, que ha provocado que el Gobierno de China endurezca nuevamente las restricciones de movilidad tanto internacional como nacional.

En este entorno, el Íbex 35 cerró por encima de 8.500 puntos, pero retrocedió un 0,15%, terminando en 8.865 puntos. Una bajada explicada por las caídas de los valores vinculados con el sector turístico como IAG y AENA, lastrados por las implicaciones negativas por la nueva ola de la pandemia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios