El principal indicador de la Bolsa española, rebotó ayer ligeramente al cierre y sumó un 0,24%, impulsado por los grandes valores y las bolsas europeas, si bien continúa por debajo de los 9.000 puntos. En la primera sesión de la semana, el selectivo sumó 21,70 puntos hasta situarse en los 8.923,70, lo que disminuye las pérdidas anuales hasta el 11,15%, con la prima de riesgo española en 118 puntos básicos.

A pesar del avance del Íbex 35, la volatilidad del mercado provocó que la petrolera Cepsa comunicara a la CNMV que ha decidido aplazar su salida a Bolsa, en principio prevista para el próximo jueves.

A nivel mundial, a la incertidumbre provocada por Italia, a las previsiones de desaceleración de la economía mundial y a la guerra comercial entre EEUU y Asia, se añadieron las tensiones con Arabia Saudí, tras la desaparición de un periodista saudí en la embajada del país en Turquía.

También continúan las negociaciones para el acuerdo del Brexit después de que Londres y Bruselas no hayan logrado resolver las diferencias pendientes este fin de semana.

En Alemania, la coalición liderada por Angela Merkel ganó este domingo las elecciones regionales de Baviera, pero perdió la mayoría absoluta en un feudo tradicional de la formación.

El Gobierno español, por su parte, aprobó ayer en Consejo de Ministros un borrador del plan presupuestario que enviará a Bruselas y que incluye una rebaja en su previsión de crecimiento de una décima -al 2,6% en 2018 y al 2,3% en 2019-, si bien mantiene el compromiso de déficit acordado con los organismos europeos.

Hacienda ha cifrado en 5.678 millones el impacto global de las medidas fiscales.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios