El Íbex 35 restó ayer un 0,50% pero mantuvo los 9.300 puntos, arrastrado por algunos grandes valores y por Europa, con los inversores atentos a las subidas de rentabilidades que se están produciendo en los mercados de deuda mundiales.

Al cierre de la jornada, el índice restó 46,60 unidades, hasta 9.314,50 puntos, con lo que las pérdidas anuales aumentan hasta un 7,26%, mientras que la prima de riesgo se situó en 103 puntos básicos.

Los inversores también están atentos a los presupuestos italianos y al resultado de la primera vuelta de las elecciones en Brasil, que se celebran este fin de semana.

En cuanto al barril de crudo Brent, de referencia en Europa, subió hasta los 85,60 dólares, después de superar los 86 y sigue en máximos desde 2014. El euro se apreció hasta los 1,526 dólares.

En este contexto, las bolsas europeas cerraron con pérdidas, lideradas por la Bolsa de París, que bajó un 1,47%, seguida de Londres, con un 1,22%, Milán un 0,59% y Fráncfort un 0,35%.

Los parqués asiáticos cerraron dispares, ya que el CSI 300 de China avanzó un 1,04%, mientras que la Bolsa de Tokio restó un 0,56% y la de Hong Kong un 1,73%.

Los grandes valores también cerraron desiguales, ya que BBVA cayó el 0,88%, Iberdrola el 0,87% e Inditex el 0,74%, mientras que Telefónica sumó un 0,62%, Santander un 0,32%.

La banca cerró en positivo, excepto Sabadell que restó un 0,31%. Caixabank sumó un 1,84%, Bankinter un 1,71% y Bankia un 1,19%.

El valor más alcista fue Grifols, con una subida del 3,42%, seguido de Caixabank; los más bajistas fueron Inmobiliaria Colonial, que restó un 3,35% y Acciona un 3,29%.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios