FERIA Toros en Sevilla hoy en directo | Morante, Castella y Rufo en la Maestranza

Análisis

J. M. Morillo león

Timbal de arroz rojo para Yolanda Díaz

El socorro rojo de este verano es este arroz refrescante y recio que se presta para servirlo frío y en ensalada. Así lo podemos hacer en origen y llevándolo en una neverita lo enviaríamos a la puerta de la Moncloa para aportarle un condumio, entre sus incesantes decisiones estivales, a la ministra Díaz. Todo por la Matria.

Vamos a confeccionar este timbal de arroz rojo con proteínas y potasio para que se le abrillanten las ideas y le enviamos también un smoothie de frutos rojos, por supuesto, también con mezcla de fresas, frambuesas, arándanos y ya puestos trocitos de peras y manzanas, con un toque de sifón.

Batimos las frutas y añadimos una cucharada de azúcar glas, soda y hielo y para la nevera monclovita en una botella termo.

Vamos a preparar el arroz rojo con unos 300 gramos hervidos en medio litrocaldo de verduras (no demasiado salado) durante veinte minutos hasta que el líquido sea absorbido por el cereal. Enjuagamos y aclaramos que es lo que nos viene bien a todos. Apartamos como si el arroz fuera un asesor venido a menos y seguimos.

Hacemos el sofrito con una cebolla pequeña troceada y pochada en aceite virgen extra de Algodonales. Añadimos medio pimiento troceado, rojo por supuesto, y hacemos lo propio en rodajas con un calabacín verde, muy ecológico y mucho ecologista. Sofreímos las hortalizas y en el remate cuando todo el material esté cuajadito, como una factura eléctrica, añadimos para terminar de hacer durante un par de minutos, unos 50 gramos de pasas malagueñas y de almendras picaditas como la paciencia de un votante.

Mezclamos de maneras suaves, a lo Yolanda, el sofrito con el arroz rojo enfriado, mezclamos con tiento y rectificamos de sal. A la ministra Díaz no le sorprenderá si tenemos que rectificar aquí también.

Es el momento de llevar la elaboración al molde de una taza generosa, como si se tratara de una donación gallega, apretamos y desmoldamos y espolvoreamos con perejil o cilantro el timbal. Lo emplatamos y en la neverita con hielo seco, con el smoothie en un termo, lo enviamos todo por AVE hasta Madrid y pedimos a uno de Uber que lo mande en dirección a la carretera de La Coruña, a A Coruña.

Algún corresponsal de La Sexta seguro que nos lo recoge para darlo en mano en la garita de la Moncloa antes de hacer una conexión sobre el fin de las vacaciones de los ministros. O eso debemos creer.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios