Sevilla le ha brindado a María todas las flores del reino. Le ha puesto a sus plantas las amapolas del camino en los Simpecados rocieros; le ha brindado lo exquisito de las camelias en las jarras de plata de los palios. Ayer, Sevilla, con letras mayúsculas, en lo extenso de sus pueblos y en lo cercano de sus collaciones viejas y vaciadas, como la España central, le puso a los pies a la Patrona miles de varas de alhelíes, la flor de pétalos desordenados que nunca supo luchar con los nardos o los gladiolos, pero que, de seguro, los supera en mística y sosegada belleza.

Los ojos que vieron a la Virgen de los Reyes intuyeron su grandeza también en las flores que Pepe Ramitos y su familia le colocaron una vez más a la Señora Sentada de nuestra historia. Los alhelíes cantan la fidelidad y la permanencia, y si Agosto diera una tregua en el reinado de los nardos, sin duda alguna los alhelíes harían piña y guardia en torno a los varales maestros de la tumbilla de Talavera.

Nardos, rosas y claveles los acuciaban, como pidiéndoles un sitio en el relato que nos iban transmitiendo. Pasaban por los alhelíes las ausencias y el "siempre-estar" que Sevilla ha convertido en moneda de pago con la Virgen. Los alhelíes son ya también la flor de una Pureza que ha vestido el 8 de diciembre de luces navideñas e incógnitas "omicrónicas". ¿Qué hubieran hecho, en medio de una pandemia, los compañeros de Miguel Cid? ¿Acaso habrían dejado sin salir su manifestación de "Todo el Mundo en General"?

Hay que celebrar que, al fin, se impone la cordura, y ya todo, Pastora de Santa Marina en adelante, es "normalidad procesional" que la Patrona ha venido a sellar con su cortejo de patronas, en el que, como es normal, se han apreciado discordancias históricas y ausencias prominentes en el devocionario de nuestras comarcas. Pero ha salido la Virgen, y Sevilla le ha plantado un Triunfo de Alhelíes a la Rama de la Flor que el Rey Fernando le regaló a la Ciudad, hace siete siglos y medio, en un diciembre como éste.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios