La Bolsa española perdió ayer el 1,18% y el nivel de 9.000 puntos, con lo que se sitúa en el precio más bajo de este ejercicio y similar al registrado al comienzo de diciembre de 2016. Afectado por la caída del sector eléctrico y de la banca, y con la prima de riesgo en 118 puntos básicos, el principal indicador del mercado nacional, el Íbex 35, cedió 105,9 puntos, el 1,18%, hasta 8.902 puntos. En la semana baja el 3,8% y las pérdidas anuales ascienden al 11,37%.

En Europa, con el euro en 1,156 dólares, las pérdidas fueron menores: Milán cayó el 0,52%; París, el 0,2%; Londres, el 0,16%, y Fráncfort, el 0,13%.

El mercado español siguió la estela de las plazas europeas y de la mayoría de las asiáticas (Hong Kong ganó el 2,12% y Tokio el 0,46%) después de que se conocieran datos comerciales chinos (las exportaciones crecieron casi el 10% en el tercer trimestre).

En Europa aprovechaban la mejoría de la producción industrial de la zona euro, que crecía el 1% en agosto, y la recuperación de las compañías exportadoras tras las caídas en jornadas anteriores.

Sin embargo, un poco antes del mediodía y mientras se debilitaba el empuje de los bancos, la Bolsa española incurría en pérdidas y se situaba por debajo de 9.000 puntos, con las compañías eléctricas a la cabeza (su índice sectorial perdió hoy más del 3%).

En Estados Unidos se conoció el aumento del 0,5% de los precios de importación en septiembre por los costes del crudo (el barril de Brent bajó en ayer de 81,4 a 80,4 dólares). Wall Street redujo su avance al final de la sesión en Europa, con lo que la Bolsa española incrementó sus pérdidas y estuvo a punto de bajar de 8.900 puntos, al tiempo que las plazas europeas abandonaron sus ganancias y terminaron cayendo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios