Análisis

juan antonio solís

Para rebote, el del sevillista

La victoria en Vigo no debe atenuar el clamor por soluciones, porque se barrunta el petardo

E L rebote cuenta y mucho en el fútbol, claro que sí. Y la alegría del beneficiado no se va a ver atenuada por ese golpe de fortuna. Que se lo digan a los madridistas cuando el balón le cayó a Mijatovic tras un rebote y burló a Peruzzi para la Séptima. Ejemplos los hay a manojitos y el último se vio en Balaídos con el balón que le cayó a Rafa Mir tras rebotar en un céltico el tiro de Suso. El aficionado sevillista que seguía amargado, incluso encrespado el juego de su lánguido equipo en Vigo, entre su apagado estado de ánimo y la sospecha de que el VAR podía volver a transformar el vino en agua, apenas celebraría el gol del delantero murciano. Pero el de rojo estaba habilitado por medio metro de distancia. González González no tuvo más remedio que validar desde su sala y no cabía la posibilidad de que los ex árbitros escupieran pamplinas como hace una semana tras el gol de Mbappé.

Luego, cuando se consumó que el Sevilla había arrancado los puntos a domicilio como lo hacen los equipos mediocres pero afortunados, sin el mínimo atisbo de justicia -como si la justicia jugara a esto- y agarrándose a una moneda que le salió cara, ese sevillista indignado con el desempeño de los suyos ante un Celta con una columna vertebral de gelatina se aliviaría al ver que su equipo es el menos goleado, que sigue en zona de Champions y que nadie ha cedido menos puntos que él.

Las victorias tienen un incuestionable efecto lisérgico y el mundo de la objetividad lleva en andas a Julen Lopetegui. Pero mejor clamar por la adopción de medidas con tres puntos más que hacerlo cuando la preocupante deriva se refleje en los resultados. Porque el Sevilla, jugando a nada, con el ritmo mortecino de Rakitic, perdiendo siempre el pulso de la intensidad y luego el respeto del rival, no va a llegar a ninguna parte buena. Que el rebote del gol no haga olvidar al sevillista hoy su rebote viendo cómo juega su equipo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios