Orestes en su primer reto en 'El tirón' Orestes en su primer reto en 'El tirón'

Orestes en su primer reto en 'El tirón' / Mediaset

Parecía que El Tirón no cuajaría. El formato reducido del concurso televisivo previo a los informativos de Telecinco, en el que las respuestas de los concursantes se ven interrumpidas por los chascarrillos de Christian Gálvez y los de los pacientes banquilleros que esperan su relevo, no era la mayor apuesta frente al repentino cese de Pasapalabra.

Pero justo antes de acabar el año y ante el baile de cifras que los grupos de comunicación privados de Mediaset y Atresmedia se adjudican, siendo en todos los casos "las cadenas más escogidas por españoles", el anuncio de un nuevo concurso de Pasapalabra que se emitirá en Antena 3, no le hace sombra al formato primigenio, ni tampoco al acelerado sustituto. Un adelantamiento por parte de la cadena de Paolo Vasile que supo ver, ante el contratiempo de la inesperada sentencia judicial, que lo importante no es el formato, sino la forma; o dicho de otro modo, los admirados cerebritos que nos mantienen pegados cada tarde a la pantalla gracias a que son una gran fuente de cultura digna de envidiar. Los increíbles Rafa Castaño y David Leo, concursante que derrotó al inicial Orestes, han salvado de un naufragio anunciado a la cadena, a pesar de las críticas iniciales al nuevo programa. Tanto es así que a los fervientes defensores del famoso concurso del rosco de definiciones les ha valido el cambio sin afectar en nada a su fidelidad vespertina.

Los telespectadores siguen (y seguirán, dadas las cifras de las cuotas de pantalla) sufriendo con el paso de los segundos ante la respuesta acelerada de los jóvenes genios, que se disputan un bote que ya se les dio engordado. Nada menos que de 300.000 euros. Por eso, el revés inmoral de la competencia, no deja de ser un ejemplo de que el formato no importa. Una adaptación que no hará sombra al acortado El Tirón a menos que den con personalidades similares a las de Castaño y Leo. Algo similar que ha pasado con otros concursos a los que se le ha querido dar nueva vida sin que hayan disfrutado de la fama que tuvieron de forma inicial. Al aclamado 50x15 le quitaron la expresividad de Carlos Sobera y la cosa nunca volvió a ser la misma. Tampoco triunfó el remake del Un, dos, tres… responda otra vez, que aplicó todas sus ganas en conservar sin ningún cambio de guión un programa que triunfaba en los 70 y cuyas bromas quedaban algo manidas casi 30 años después, cuando La 1 lo rescató para emitirlo en el año 2004.

El Tirón aguanta el tirón como se merece. Colándose en las casas cada tarde a pesar de la prisa con la que tuvo que ser pensado. Y bien que se merecen esta inesperada remontada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios