Abogando por Ley Seca en los toros

12 de mayo 2022 - 01:46

Si usted no ha visto cómo se acerca titubeante un ciudadano con un gigantesco cubata en la mano mientras el líquido se bambolea a punto de hacer oleaje, usted no conoce el terror a que el líquido que tanto se mueve haga estragos en su traje color albero. Pasa en los toros y hay quienes no nos explicamos cómo en dicho espectáculo pueda consumirse alcohol, algo terminantemente prohibido, por ejemplo, en el fútbol. No parece lógico que en un espectáculo donde tan determinante es la voluntad del público se beba tanto alcohol como se bebe en la plaza de toros. Es tremendo cómo, entre toro y toro, renuevan las existencias mediante unos enormes artilugios a guisa de desmesuradas cañeras unos forzudos. Pero el peligro gordo es el del que llega con la hora justa de costero y costero para horror, terror y pavor del espectador que, estupefacto, se teme lo peor.

Lo último